cálculo·Discapacidad·necesidades educativas

LA HELADERÍA DE MANUEL

¡Buenos días, pececitos!

Parece que se ha adelantado el verano en La pecera y Manuel, el heladero del pueblo, ha llegado con su carrito lleno de los mejores sabores, en cucurucho, polo, y batido, ¡qué maravilla!

Lo sé, a simple lectura os habéis quedado como… ¿qué dice hoy Lucía? Pero no os preocupéis, que ahora mismo os lo explico todo.

Hace uno años estuve trabajando durante varios cursos con una persona con discapacidad intelectual que necesitaba trabajar el uso monetario para su día a día (actividad avanzada de la vida diaria), y de ahí surgió, además del libro de cuentas mensuales que os publiqué en el blog años atrás, la idea del carrito de los helados.

¿por qué un carrito de helados? Porque era una situación real ajustada a la necesidad, puesto que los gastos en muchos de los casos se dirigían al ocio con los amigos y eso incluía este tipo de cosas.

Cuando trabajo con una persona con discapacidad intelectual, me gusta crear materiales que se ajusten al día a día para que ese aprendizaje sea significativo y puedan aplicarlo después en sus distintas realidades. Porque parece una bobada, pero si en vez de vender helados vendiésemos aviones, es muy probable que esa persona no entendiese la situación, porque nunca la ha vivido y es posible que nunca la vaya a vivir.

¿Cómo funciona la heladería de Manuel?

Pues en el pack de la heladería de Manuel contamos con el carrito, donde se señalan los precios de cada cosa, un montón de fichas de helados y varias fichas de dinero. Yo en este caso las he sacado como material pequeño y plastificado, pero si tenemos la posibilidad, es mejor comprar material más ajustado al real, o realizarlo nosotros mismos en documentos Word (por ejemplo) con un tamaño más real.

Para iniciar el trabajo, el profesional debe dar a la persona las fichas de helados que considere, yo siempre empiezo con una, después con dos,… y así sucesivamente. La persona debe asociar la ficha que le damos con las imágenes del cartel de la heladería donde vemos los precios y, una vez asociado, encontrar las monedas correspondientes para pagar. Iremos trabando los pagos y devoluciones a la par, para ello, además, aconsejo que empecemos nosotros haciendo de heladeros, pero después dejemos que esa persona sea quien realice ese papel (ya hemos sido su modelo primero), porque además de entender lo que nos cobra, podrá reflexionar sobre lo que nos devuelve y desencadenara una serie de habilidades manipulativas/laborales.

Como podéis ver, para poder trabajar con este recurso, es muy importante que previamente hayamos trabajado el concepto monetario con la persona. Que reconozca cada moneda y billete y sepa su valor. Si aún no se ha adquirido, podemos trabajar primero solo con las monedas.

Con este material, por lo tanto, vamos a trabajar:

  • Asociación.
  • Conciencia monetaria.
  • Cálculo y resolución de problemas.
  • Atención.
  • Habilidades de comunicación.
  • Habilidades manipulativas/laborales.
  • Desarrollamos la autonomía.

Debemos tener siempre en cuenta que el ritmo de aprendizaje en una persona con discapacidad intelectual es más pausado, y que incluso en ocasiones podemos observar retrocesos, pero con cariño y calma podemos conseguir muchas cosas.

Este material fue creado especialmente para una persona adulta con discapacidad intelectual, pero puede ser perfectamente útil para trabajar los inicios monetarios en primaria e incluso con niños que presentan necesidades como discalculia, entre otros.

¡Espero que os haya gustado la tarea del día y os animéis a trabajar con ello! ¡Otro día os enseño un nivel más avanzado con los materiales del mercado!

Un abrazo inmenso,

Lucía Hdez Maíllo.

Dislexia·lectoescritura

Ahorrando hiatos y diptongos

¡Muy buenos días y feliz martes, pececitos!

Llegamos a fin de mes y, como veis, ¡unos ahorramos energía y otros hiatos y diptongos!:

¿Qué incluye este súper recurso?

El recurso “Ahorrando hiatos y diptongos” incluye varios materiales, como: la plantilla de huchas”; una ficha de explicación de los hiatos y diptongos; una ficha de explicación de las vocales abiertas y cerradas; varias fichas de palabras que contienen hiato o diptongo; y varias fichas de imágenes que representan palabras que contienen hiato o diptongo.

¿Qué vamos a trabajar a través de estos materiales?

El principal objetivo es la comprensión de la formación de hiatos y diptongos, pero, de manera paralela podremos trabajar la atención, la disección de palabras, la asociación palabra-imagen, ortografía, conciencia silábica…

¿Cómo podemos trabajarlo?

El primer paso es trabajar la comprensión de hiatos y diptongos de manera “teórica”, mediante la ficha de vocales abiertas y cerradas y las fichas de explicación de hiato y diptongo.

Yo suelo explicar que tenemos unos amiguitos que tienen problemas (vocales débiles) y necesitan de nuestra ayuda para resolverlos (vocales fuertes).

Nuestros amiguitos son Iñigo y Úrsula (i, u, vocales débiles) y nosotros somos Antonieta, Eric y Oliver (a, e, o, vocales fuertes).

Antonieta, Eric y Oliver siempre son fuertes, pero Íñigo y Úrsula necesitan un apoyo para ser fuertes, y ese apoyo es Matilde, la tilde.

Íñigo y Úrsula siempre se pegan a otros para formar diptongos o triptongos, pero Antonieta, Eric y Oliver son tan fuertes que se separan y forman hiatos.

Una vez explicado esto, que lo podemos representar de manera gráfica con dibujos de quién sería quién además de apoyarnos en la ficha de las vocales, pasamos a practicar con la ficha de las huchas y las fichas de palabras.

En cada uno de los cerditos debemos meter la palabra que se indique. Un cerdito ahorrará los hiatos y el otro los diptongos.

Puesto que el material es plastificado y podemos escribir sobre él (Siempre con rotulador especial de pizarra), en caso de duda el alumno puede separar en sílabas la palabra para asegurarse.

Cuando esta parte está bien trabajada, podemos pasar a trabajar con las fichas de representación visual, y el funcionamiento será el mismo que el anterior.

¿Con quién podemos utilizar este material?

Podemos utilizarla con niños de primaria en sus primeros contactos con los hiatos y diptongos, o niños con dificultad de aprendizaje. Sería muy buen material para trabajar con niños que presentan dislexia.

Un abrazo inmenso,

Lucía Hdez Maíllo.

Atención·Dislexia·lectoescritura·necesidades educativas

¿De quién es?

¡Buenos días, pececitos!

Amanece con solete el jueves y ya estamos planeando, ¿cómo nos desplazaremos (y con quién) hoy?

El recurso que hoy os presentamos, tiene distintos objetivos de trabajo:

  • Reforzar la lectura.
  • Estimular el sentido auditivo.
  • Desarrollar la comprensión lectora.
  • Trabajar la atención y la concentración.
  • Fomentar el aprendizaje del proceso de descripción.
  • Vocabulario como transporte, familia, colores…
  • Desarrollar la “investigación” por pistas.
  • Trabajar asociación imagen-palabra.

Para utilizarlo, podemos trabajarlo de manera individual, o por parejas.

Si lo utilizamos de manera individual, podemos leer nosotros la tarjeta y que la persona con la que trabajemos busque a lo que estamos refiriéndonos (estimulamos el canal auditivo), o puede leer él directamente las pistas para después buscar el transporte correspondiente (refuerzo de la lectura).

De manera colectiva, cada niño coge una pista y la lee en alto, por turnos, y una vez leída tienen que buscar el familiar/transporte que se describe (las pistas preguntas de quién es, pero primer debemos saber qué es). El niño que primero lo encuentre se queda la tarjeta. Así hasta que se acaben las pistas. Habrá ganado quien más pistas tenga en su poder. Lo bueno de esta versión es que trabajar a la vez estimulación oral y auditiva y, además, también trabajas normas.

Si no solemos trabajar a través de la competición, podemos hacer que los niños lean juntos la pista (cada vez uno) y lleguen a un consenso entre los dos sobré qué es lo que buscamos, a quién le pertenece y porqué creen que es eso. De esta forma estaremos ayudando a desarrollar el razonamiento y la reflexión, además de promover el trabajo en equipo.

Ojo, lo normal es usar este recurso cuando ya se conocen los transportes, porque hay pistas que no se visualizan directamente en la imagen, por ejemplo, datos como que lleva volante o cinturón, que esos datos deben conocerlos ellos de antemano.

Este recurso es apropiado para niños de primaria en adelante, y, al ser visual y contar con pistas tan detalladas y sencillas, podemos utilizarlo con niños con necesidades educativas, teniendo siempre en cuenta las características del niño y su nivel de adquisición, para lo que, si es necesario, se pueden hacer adaptaciones en el recurso.

¿Qué os ha parecido el material de hoy?

Un abrazo inmenso,

Lucía Hdez Maíllo.

Sin categoría

Carnaval ortográfico

¡Martes de entrada extra!

Celebramos el carnaval presentando un recurso que nos va a venir de lujo para repasar la ortografía:

Me encanta este material, y la verdad es que, como podéis ver en la imagen, tenemos tarjetas hechas de cada una de las reglas, pero, además, como en este caso, tenemos las festivas (navidad, carnaval, Halloween…), que son usadas para repasar todas las normas de ortografía juntas.

Además, tenemos las tarjetas explicativas de porqué escribimos una cosa u otra, para que, cuando duden y dejen alguna en blanco, entiendan porqué se escribe con -c- y no con -z- o porque se escriben con -qu- y no con -k-, por ejemplo.

Sabéis que odio las tareas aprendidas de memoria, y este recurso, les hace reflexionar y entender bien porqué usamos unas reglas u otras, lo que va a permitir que no solo trabajen la ortografía, sino que además pueden desarrollar los procesos de atención y lógica, además de trabajar la caligrafía.

Yo trabajo a tres niveles con este material:

El primer nivel sería el que ya hemos señalado: entregamos las tarjetas y escriben si es con -c-, con -z-, con -b-, con -v-… Y en caso de dejarlo en blanco o dudar, al finalizar la tarea repasamos con las plantillas explicativas.

Es segundo nivel es que, después de haber escrito la palabra, clasifiquen las tarjetas en función de si se escriben con una u otra, por ejemplo: separamos a la derecha las escritas con -b- y a la izquierda las que se escriben con -v-, y deben explicarnos porqué las han escrito de una u otra forma. Así les ayudamos a razonar el porqué de lo que hacen y trabajamos la clasificación.

En el tercer y último nivel, podemos, después de hacer todo eso, preguntar a la persona por la imagen que ve en la tarjeta. Que nos diga si lleva algo que se escriba con v/b, por ejemplo, y que nos diga qué sería, cómo lo escribiría y porqué. Por ejemplo: tiene la imagen de un vampiro, debe escribir la palabra vampiro, pero además decirnos qué lleva puesto (un chaleco), con qué se escribe (-c- o -k-) y porqué se escribe así.

De un mismo recurso siempre surgen mil formas de trabajar, y miles de adaptaciones que se pueden hacer. Lo importante es siempre tener claro el objetivo que buscamos y no crear material sin tener un fin.

¡Espero que os haya gustado la tarea del día!

Un abrazo inmenso,

Lucía Hdez Maíllo.

Comunicación·Emociones·Entrevistas·Pedagogía Hospitalaria

Entrevistamos a Elena, de @psicologiaparadummies

LUCIA: ¡A los buenos días, Elena! ¡Qué alegría tenerte por aquí! ¿Cómo estás?

ELENA: ¡Hola Lucia! Alegría para mi participar en la sección, junto contigo y el resto de compis que han ido pasando. ¡Me hace mucha ilusión!

LUCIA: Quizá muchos de los que nos leen no sepan quién eres, por lo que, ¿Qué te parece si empiezas contándonos quién está detrás de @psicologiaparadummies y cuál es su labor?

ELENA: De nuevo, gracias por valorar tenerme en la sección de entrevistas. Detrás de @psicologiaparadummies, está Elena. Soy psicóloga general sanitaria, y psicooncóloga. Me he formado en psicooncología y psicología de los cuidados paliativos, duelo, e intervención y orientación en situaciones de crisis y emergencias, siempre con el foco de atención en lo infantojuvenil e intervención familiar. Actualmente trabajo en una Unidad de Adolescentes de Oncohematología en un Hospital madrileño por las mañanas, y por las tardes compagino el dispositivo de Ayuda al Duelo por Covid19 del Colegio Oficial de la Psicología de Madrid, consulta privada, y en ocasiones algunas jornadas en la Fundación ANAR. Además soy una enamorada de la cocina, lectura, y sierra madrileña.

LUCÍA: Es la primera vez que tratamos en el área de las entrevistas el tema de la Psicooncología y, aunque yo tengo varias formaciones relacionadas con la Pedagogía hospitalaria porque es una de mis grandes pasiones, ¿Nos podrías explicar en qué consiste tu trabajo directo con los pacientes adolescentes?

ELENA Podemos decir que mi trabajo consiste en acompañar al/la adolescente (en ocasiones adultx joven), familia y entorno cercano (toda la familia extensa, pareja, amigos, etc…) a lo largo del proceso de enfermedad oncológica o hematológica. A lo que me refiero con “proceso de enfermedad” es desde el diagnóstico, tratamiento, fin de tratamiento, recaída, situación de final de vida y el tratamiento también dentro de ensayos clínicos.

Tras el diagnóstico, todo el sistema que sostiene al/la adolescente sufre algo parecido a la caída de un meteorito. Todo se desordena, se descoloca. Se caen las certezas y seguridades que tenían estas familias. A partir de ese momento van a tener que vivir una nueva realidad, llena de situaciones agresivas, de miedo, temor, y también nuevas formas de alegría y amor.

Mi papel en el hospital es el de acompañar, e ir cogiendo todos esos trozos de su “antigua realidad” y ver cómo podemos recomponerlos con cosas nuevas para volver a encontrar nuevas certezas que sostengan, cuando no hay certezas tenemos a las emociones como guía. Es cómo la cerámica japonesa “kintsugi”, dónde un jarrón se rompe, y en lugar de tirarlo, perderlo u olvidarlo, lo reparan uniendo las piezas con oro líquido, dando lugar a un jarrón único y bello.

LUCÍA: Si centramos nuestra atención en todo el proceso psicológico que supone recibir un diagnostico oncológico, al que además añadimos que quien lo recibe es un menor, ¿qué papel juega la resiliencia en todo esto?

ELENA: Me gusta pensar que todos somos resilientes, lxs chicxs que pasan por un diagnóstico de una enfermedad grave, y todas sus familias, y entornos, son resilientes.

Lxs pacientes de cáncer han demostrado a través de numerosos estudios, que tras pasar un cáncer, la gran mayoría tiene crecimiento personal. Hay crecimiento personal en el cáncer. Son personas que cuando se evalúa la calidad de vida, ansiedad, depresión, y muchas otras variables, puntúan como el resto de la población, si no por encima de las medias poblacionales. Muchos estudios van en la dirección de que tras un momento de crisis como es este diagnóstico, se produce un cambio de valores, un nuevo sentido de vida, que hace que esto ocurra. De ahí que todxs sean resilientes, sólo que a veces hay algunxs a quienes tenemos que recordárselo.

LUCIA: El proceso oncológico, además, supone cambios a nivel físico que, si de adultos nos impactan, de niños pueden suponer más “problemas” puesto que nos encontramos en un momento en el que damos más importancia al físico seguramente, ¿cómo podemos trabajar ese afrontamiento a los cambios físicos provocados, entre otras cosas, por tratamientos de quimio y radio?

ELENA: Es cierto que en la población con la que yo trabajo, lxs adolescentes, es el momento en el que se inician todos esos cambios físicos, hormonales, psicológicos, sociales, que revolucionan al/la menor (y a la familia), sin una situación oncológica. Si a todo esto le añadimos que actualmente con las redes sociales, los selfies, los ya tan hablados filtros de Instagram, es un “caldo de cultivo” para que, en general, lxs adolescentes puedan encontrarse con dificultades en relación a la autoimagen. Si además le sumamos un tratamiento oncológico dónde es conocido que pierden el pelo (esto incluye también el vello), pueden perder masa muscular si no continúan con ejercicio físico, pueden tener en ocasiones hinchazón debida a los corticoides, y, en algunos casos, en función de las cirugías, cambios como prótesis, desarticulaciones…

Hay muchísimas cosas a trabajar en relación a la imagen corporal en dónde lxs profesionales podemos aportar a este momento de lxs pacientes. En general uno puede trabajar en relación a la autoestima, autoimagen, autoconcepto, identidad, y un sinfín de distintas entidades que se ven afectadas por esos cambios físicos, y que en función del/la adolescente habrá que valorar su caso como único e implementar las estrategias que sean adecuadas. Uno de los trabajos más bonitos, bajo mi punto de vista personal en este ámbito, es el de trabajar con el/la menor qué cosas es más que su aspecto físico, quién es como persona y darle el valor que merece.

LUCÍA: Cuando yo escribí el artículo “Comunicación intrafamiliar y cáncer de mama”, muchas mujeres me comentaban que muchas veces no sabían cómo contar el diagnostico ni qué información dar ni a quién sobre lo que estaba pasando. ¿Crees que en el caso de los adolescentes esto también sucede? ¿Qué labor se suele hacer para enseñar al adolescente a afrontar la situación de contarle a sus amigos lo que está pasando?

ELENA: Lo busqué en la revista de Psicooncología y pude leerlo, ¡qué trabajo tan bonito!

Sí, creo que es algo que aparece en todas las edades de las personas que reciben el diagnóstico de cáncer. Hay muchas dudas sobre qué, cuánto, cuándo y a quién contar lo que te está ocurriendo. Todo, cómo siempre en psicología, tiene que ver con la persona que tienes en ese momento delante. Hay pacientes que según les conoces te dicen que han llamado a sus mejores amigxs, otrxs que tienen en ese momento muy claro que no quieren hablarlo,…, cómo siempre hay que ajustarse a los ritmos y tiempos de cada persona.

Mi trabajo como psicooncóloga es como ya he dicho, acompañar, sea cual sea su decisión, y ayudarles a comprender los motivos que les llevan tanto a querer hablarlo como ocultarlo, y tras explorar mucho e indagar, saber si detrás se esconde el miedo, el hecho de no haber comprendido la información, una situación de acoso escolar, etc. Una frase para saber como hacer este tipo de acercamiento que podemos tener lxs profesionales en la cabeza es “acompañar sin empujar”.

El apoyo social se ha estudiado como fuente de protección ante el desarrollo de reacciones desadaptativas ante el proceso de enfermedad, y se valora que aquellas personas con un apoyo social percibido elevado, suelen vivir la enfermedad con una mejor calidad de vida. Pero esto siempre son datos generales, y no individualizados, a lxs pacientes hay que tratarles como individuos únicos que es lo que son.

LUCIA: Para terminar con la entrevista, me gustaría que nos hablases de un tema que se está poniendo muy de moda ahora, aunque el concepto surgiera ya años atrás, y es el de la “positividad tóxica”, ¿nos podrías hablar un poco sobre qué es y cómo lo podemos trabajar? Creo que antes de finalizar es muy interesante tocar este tema.

ELENA: Cómo dices es un concepto que viene cogiendo peso con el paso de los años, y gracias al trabajo de lxs profesionales que visibilizan y sensibilizan en relación a la salud, en específico mental, han ido poniendo de manifiesto la trampa que supone. Lo que se conoce por positividad tóxica, es a todo aquello que engloba un positivismo extremo, autoexigiéndonos y poniendo sobre lxs otrxs la necesidad de “ser positivos”, “estar siempre felices”, “ser optimistas”, sea cuál sea la situación, y tachando de “negativas” al resto de las emociones (tristeza, nostalgia, decepción, incertidumbre). Las emociones, son emociones, no son ni buenas, ni malas, ni mejores, ni peores. Es cierto, que quizás podemos asociar sensaciones corporales más desagradables a emociones como la ira o la tristeza, pero eso no las hace mejores ni peores. Las emociones sean cuales sean, son necesarias, son como una señal de alarma, que nos indica que tenemos una necesidad descubierta. Si las bloqueamos, evitamos, silenciamos, y no prestamos atención, no prestamos atención a nuestras necesidades, y eso antes o después, nos tocará lidiar con ello, pero con esa evitación lo único que conseguimos es alargar y en algunos casos incrementar el sufrimiento. Lidiar con la evitación del sufrimiento es otra forma de sufrir.

¿Por qué es importante en oncología deconstruir la “positividad tóxica”? de la manera más resumida que me sea posible, lo intento contar. Día a día lidiamos con estas ideas en consulta en el Hospital, padres que piden a sus hijos que “no llores”, amigas que dicen a las madres “tienes que ser fuerte”, pacientes que reciben ideas como “si estás con una sonrisa ayudas a curarte”. Y todo esto no hace más que sumar y sumar peso a la espalda de la familia que está lidiando con una de las peores cosas en su vida, añadiendo responsabilidades que no les corresponden, como es su curación (de eso se encarga la medicina). Si un padre no llora delante de su hijo por “fortaleza”, lo que hace es que no da validez al llanto de su hijo si algo le preocupa; si no se muestra preocupado por miedo a preocupar a su hija, les lanzamos un mensaje contradictorio de la gravedad de lo que ocurre, porque no sintoniza con lo que sus padres reflejan; si no se pone sobre la mesa lo que duele la situación, y no se puede hablar de ello, hace que las familias se enfrenten más aisladxs a una situación que ya es de por sí agresiva, pero que con el apoyo familiar, de amistades, una buena comunicación, y sostén por parte de lxs profesionales, puede afrontarse sin sufrimiento añadido.

Fomentar la expresión, la validación, y la legitimación de las emociones es parte fundamental de todxs lxs profesionales sanitarios. Es importante que revisemos los mensajes que lanzamos en las redes sociales, y en el día a día.

LUCIA: Bueno Elena, por mí me tiraría todo el día hablando sobre el tema, pero creo que con el “pececuestionario” vamos a dar la traca final a la entrevista ¿te parece? ¡Empecemos entonces!:

  • Libro de tu ámbito que no puede faltar en tu biblioteca: La teoría del apego: un enfoque actual. Mario Marrone.
  • Película que recomendarías de tu ámbito: Oscar y Mamie Rose (Cartas a Dios) 2010 – Película. Basada en el libro de Éric-Emmanuel Schmitt.
  • Perfil de redes que recomiendas 100%: @jovenescancer, @psicologa_susanagc, @maria_esclapez.
  • Material manipulativo que nos recomiendas para el aula: ikonikus, dixit, story cubes.
  • Un referente: Cicely Saunders (¡por supuesto!)
  • Revista educativa que recomendarías: yo soy muy fan de “Muy Interesante”, también me gusta de vez en cuando leer “Mente y Cerebro”.
  • Blog que recomendarías: ¡ay! Aquí me pillas, no suelo leer muchos blogs.

Parece que hemos finalizado entrevista, Elena, espero que esta no sea la primera vez que trabajemos juntas y que sigas realizando esta preciosa labor con mucho ánimo e ilusión, que es lo más importante.

Muchas gracias a ti por darme este espacio Lucia, un placer.

¡Un abrazo virtual!

Atención

Tierra, mar y aire

¡Jueves a la vista, pececitos! ¿Preparados para embarcar en una nueva aventura?

Abrimos el día con un juego muy chulo en el que aprendemos con los animales:

¿Cómo trabajamos con este material?

Este material, al que llamamos “tierra, mar y aire”, nos presenta en una tabla diferentes colores en la parte superior y, en la parte lateral izquierda, el aire, el mar y la tierra.

Nosotros tenemos diferentes animales de diferentes colores y debemos situar a cada uno de ellos en su hábitat, siguiendo también el esquema de colores, tal como podemos ver en la imagen.

¿Qué vamos a trabajar?

A través de este recurso, trabajaremos la atención, el repaso de conceptos de tierra, mar y aire y animales, los colores, relación hábitat-animal, clasificación.

Si jugamos con los animales, además podemos trabajar diferencias y similitudes entre ellos, y aprender más cosas sobre su alimentación, crianza, rutinas, etc.

También podemos aprovechar y preguntar qué otros animales pueden convivir con ellos en esos hábitat o qué animales podríamos poner en los cuadros que quedan en blanco.

Por último, creo que es un buen recurso para que se sientan vinculados a la naturaleza y aprendan a respetarla.

Creo que es un recurso genial para introducirnos en el mundo animal en el primer ciclo de primaria.

Un abrazo inmenso,

Lucía Hdez Maíllo.

Trastorno del espectro autista (TEA)

Hablamos de “El viaje de María”

¡Muy buenos días y feliz jueves, pececitos!

Hoy os traigo un recurso que me encanta para trabajar con las familias en el primer momento de diagnóstico de TEA. El vídeo se llama “El viaje de María” y podéis acceder a él desde el siguiente enlace:

¿Qué podemos aprender de “El viaje de María”?

A través de este pequeño vídeo de la Fundación Orange podemos comprender la vida de María, una niña con autismo.
A lo largo del mismo podemos ver varios patrones, tanto negativos como positivos, que se repiten en la vida de las personas con TEA, como son:

• No parece darse cuenta de lo que la rodea.
• No parece oír.
• No responde a abrazos.
• Se “esconde” en un mundo propio.
• Alinea muñecos. Todo clasificado y ordenado.
• Se siente angustiada en situaciones inesperadas.
• Tiene dificultad para atar zapatos, subir cremalleras, abrir latas, poner televisión…
• Tiene dificultad para comprender emociones.
• Cuando recibe mucha información a la vez, se siente abrumada y confusa.
• Tiene mucha concentración para comer.
• La caracteriza su gran memoria, en especial para los nombres.
• Suele dedicar su tiempo a juegos repetitivos.
• No entiende las reglas.

Pero, además, desde el punto de vista de las familias, podemos encontrar algo que me parece clave para responder ante un diagnostico TEA, y es:

• Que busquemos opiniones de diferentes expertos.
• Que nos apoyemos con otros papis: compartamos experiencias.
• Que usemos los pictogramas para lo cotidiano como respuesta a las dificultades de nuestro hijo.

Ojo, en base a esto último, fue uno de los temas sobre los que di una pincelada en el directo del sábado pasado.

Los pictogramas hay que trabajarlos antes de usarlos en una rutina, y cuanto más reales sean mejor. Lo aconsejable es que siempre usemos los mismos, porque como hemos apuntado, necesitan un guion para su día a día, y cambiarles un pictograma, para ellos supone cambiar el guion, por lo que mis pautas de uso del pictograma serían:

  • Crear los pictogramas.
  • Explicar el pictograma con situaciones reales. Por ejemplo, si creamos uno de ducha, explicárselo junto a la ducha para que lo asocie. Esta explicación debe darse con anticipación, no en el mismo momento de ser aplicado.
  • Una vez explicado el pictograma, crear el horario.
  • Trabajar siempre con los mismos pictogramas y, si hay un cambio de acontecimientos en el horario y debemos incluir un pictograma nuevo, empezar el proceso (crear, explicar con situación real y aplicar).

Creo que el vídeo de “el viaje de María” está muy bien enfocado para trabajar con las familias en el primer momento de diagnóstico y que sirve de ayuda para entender cosas que seguramente ya hayan detectado en los niños. Es una forma de introducirles en una posible realidad. Y digo posible, porque como siempre digo: dos niños con TEA son dos mundos distintos que solo comparten un mismo nombre.

Un abrazo inmenso,

Lucía Hdez Maíllo.

cálculo·Discapacidad

¡Pon el sombrero al pingüino!

¡Muy buenos días y feliz jueves, pececitos!

Hoy os traigo uno de mis materiales favoritos para iniciarnos en las sumas y las restas. Se llama “pon el sombrero al pingüino y resulta muy divertido para los más peques:

¿Qué trabajamos con este material?

Este material nos ayuda a trabajar las sumas y las restas en primaria y con personas con discapacidad intelectual, ya que uno de los mayores problemas que nos encontramos es que se olvidan siempre de las “llevadas”, lo que ocasiona que el proceso de suma o resta sea erróneo.

¿Cómo vamos a trabajar lo anteriormente dicho?

Es muy simple. Nosotros, en la ficha de cuenta que escojamos, debemos poner el botón de sumar (+) o el botón de restar (-) en su sitio. La persona con la que trabajamos debe ir resolviendo la cuenta y, cada vez que se lleve una, debe recordar ponerle el sombrero al pingüino.

Eso sí, yo trabajo en las restas también con llevadas positivas, es decir, le sumo una a la cifra de abajo, pero debemos tener en cuenta que hay personas que trabajan con llevadas negativas, es decir, que le restan una a la cifra de abajo. ¿Por qué resalto esto? Porque mis gorros tan solo están creados para llevadas positivas, por lo que si queremos trabajar en negativas debemos adaptarlo para no confundir a la persona con la que trabajamos.

Creo que este material es imprescindible (ya sea igual o en una variedad similar) porque muchas veces, solo por el hecho de estar en un nivel más adelantado a lo que establece nuestro guion de aprendizaje, y solo por el hecho de querer que todos aprendan al mismo ritmo y de memoria, nos olvidamos de que los ritmos de aprendizaje son muy importantes. Y una cosa quiero aclarar: para mí es igual de válido que un niño o persona me haga una cuenta de memoria a que me la haga anotando las llevadas, lo importante es que aprenda realmente el proceso. ¿O es que acaso ninguno de los adultos que hoy me leéis usáis de vez en cuando aún los dedos para calcular? El método que usemos no es lo que importa, lo que importa es que de verdad comprendamos lo que hacemos.

Un abrazo inmenso,

Lucía Hdez Maíllo.

Entrevistas

Entrevista a Alba y Rita, @neuro.rial

¡Muy buenos días, chicas! ¡Ya había ganas de hacer esta entrevista! ¿Cómo estáis?

LUCÍA: Para los que aún no las conocéis, ellas son Alba y Rita, pero mejor que se presenten ellas, ¿Os parece chicas? Contadnos, ¿Quiénes sois y cuál es vuestra labor dentro del mundo de la educación?


ALBA Y RITA: ¡Hola! Me llamo Rita Vidal y soy psicóloga especialista en Neuropsicología Infantil. Me gradué en la Universidad de Santiago de Compostela, y posteriormente cursé un máster de Neuropsicología Clínica en la Universidad de Leiden, Países Bajos. También soy máster en Psicología General Sanitaria.


¡Hola! Yo soy Alba Martínez, licenciada en Psicología por la Universidad de Granada, máster en Neurociencia cognitiva y del comportamiento y máster en Neuropsicología. También soy maestra de pedagogía terapéutica, graduada en la Universidad Camilo José Cela.

Después de varios años trabajando juntas en el ámbito de la neuropsicología infantil y el neurodesarrollo decidimos emprender esta aventura y compartir con vosotros materiales y recursos que nos resultan útiles. Actualmente trabajamos en la clínica y en la educación respectivamente e intentamos aunar ambas perspectivas en nuestra práctica profesional.

LUCÍA: Para quienes se están iniciando en este mundo o están interesados por cualquier otro motivo, ¿Nos podrías explicar bien qué es la neuropsicología?


ALBA Y RITA: La neuropsicología es una disciplina dentro de las neurociencias que estudia la relación entre los procesos superiores y el cerebro. Su objetivo fundamental es conocer el funcionamiento de los circuitos neuroanatómicos que están en la base del comportamiento del ser humano, lo que estudia su especial su vinculación con la psicología. El objetivo de la neuropsicología se haya enriquecido por la combinación de dos ámbitos de actuación: el clínico y el investigador.

Dentro de la neuropsicología, estamos especializadas en neuropsicología infantil. Esta disciplina permite entender qué está ocurriendo en el cerebro del niño, correlacionar las anomalías cerebrales con las dificultades cognitivas, emocionales o comportamentales, seleccionar las pruebas pertinentes, buscar las capacidades preservadas para potenciarlas y elaborar un plan de intervención.


LUCÍA: Cuando yo realizo algún tipo de labor de apoyo con personas con discapacidad intelectual, siempre tengo en cuenta que, en muchos de los casos, se dan asociados una serie de TOC (trastornos obsesivos-compulsivos). Vosotras que además sois maestras especializadas en el tema de la discapacidad ¿Creéis que por norma general se tienen en cuenta este tipo de cosas a la hora de hacer una programación de aula por parte de cualquier profesor? ¿Cómo soléis trabajarlo vosotras?


ALBA Y RITA: Generalmente no se ven adaptaciones en las programaciones de aula destinadas a este tipo de alumnado. Afortunadamente, cada vez hay más docentes interesados en este ámbito y no solo empiezan a ser conscientes de estas dificultades, sino que también se forman acerca de cómo abordarlas dentro del contexto del aula.


Nosotras seguimos las pautas del Equipo de Orientación Educativa basadas sobre todo en técnicas de modificación de conducta y realizamos todas las adaptaciones pertinentes en función de las necesidades de cada alumno en concreto ofreciendo además estrategias (de autorregulación, de afrontamiento, de control inhibitorio…) que puedan favorecer su funcionamiento en el aula.

LUCÍA: Otro de los asuntos que me preocupan entorno al aula y los alumnos con discapacidad o algún tipo de enfermedad, es que muchas veces nos olvidamos su derecho a la educación, y solemos dejarlos apartados durante los periodos en los que requieren de una hospitalización. ¿Os ha ocurrido alguna vez que algún alumno a debido faltar por motivos de salud? ¿Cómo trabajáis con él en esos casos?


ALBA Y RITA: Cuando hay niños o niñas que no pueden asistir a la escuela de forma regular por motivos de salud o que requieren de ingresos hospitalarios prolongados se ve interrumpido el ritmo tanto de su escolarización como de su desarrollo emocional, psicosocial y psicoafectivo. Para ello, en la mayoría de comunidades autónomas existen convenios de cooperación entre las consejerías de educación y sanidad para crear aulas hospitalarias que son atendidas por docentes especializados. El docente hospitalario desarrolla su trabajo en un extenso ámbito de actuación procurando atender educativamente la diversidad de los niños y niñas pacientes, atendiendo tanto a los aspectos formativos, informativos y curriculares como a los de asesoramiento y apoyo psicopedagógico y socioafectivo.

Además este año, existe un gran número de alumnado que por factores de riesgo de salud relacionados con la pandemia no están pudiendo asistir a la escuela de forma continuada. Nosotras tenemos varios casos en los que se ha decidido llevar a cabo una educación semipresencial, y en los que fundamentalmente se está trabajando con la familia para que puedan trasladar a casa aspectos importantes relacionados con su educación curricular.

LUCÍA: Bueno, creo que hoy hemos conocido a Alba y Rita lo suficiente como para saber que son dos grandes profesionales. Ya solo nos queda el remate final con el “pececuestionario” ¿preparadas chicas? ¡Adelante!:

  • Libro de vuestro ámbito que no puede faltar en nuestra biblioteca: Neuropsicología infantil a través de casos clínicos, de Marisa Arnedo, Mónica Triviño, Armando Montes y Judit Bembibre.
  • Película que recomendaríais de vuestro ámbito: Mary and Max, para conocer el síndrome de asperger.
  • Perfil de redes que recomendáis 100%: La cuenta de Instagram @aprendiendojuntosneuropsi . La llevan un equipo enorme de neuropsicólogas y psicólogas que se dedican a la evaluación e intervención neuropsicológica en niños y adolescentes en el Hospital Universitario Clínico San Cecilio de Granada. Hacen una labor espectacular y sus materiales son muy originales.
  • Material manipulativo que nos recomendáis para el aula: A nosotras nos encanan los policubos por su gran versatilidad. Nosotras trabajamos lectoescritura, razonamiento matemático, habilidades constructivas, memoria de trabajo… ofrece muchas posibilidades.
  • Un referente: Francisco Mora, especialista en neuroeducación.
  • Revista educativa que recomendaríais: La revista científica Mind, Brain and Education.
  • Blog que nos aconsejáis: El blog OrientaMediaGabinete. Patricia comparte muchísimos materiales muy útiles para trabajar diferentes aspectos con nuestro alumnado, a nosotras nos encanta.

Bueno, muchas gracias a ambas por haber colaborado con La Pecera para conoceros un poco más y poder unir nuestras labores. Seguid haciendo lo que más os gusta y espero que esta no sea la última vez que trabajamos juntas. ¡Os animo a todos los que nos leéis a seguidlas y leerlas en su https//neurial.home.blog/!


¡Un súper abrazo para las dos, nos vemos pronto!

Atención·lectoescritura

Sudokus de letras

¡Hola, pececitos! Hace no mucho, en nuestras autoentrevista exactamente, os hablábamos de un recurso que eran los sudokus de letras.

Hoy estamos aquí para enseñaros los que nosotros hemos elaborado:

¿Qué y cómo trabajamos con este material?
Con este recurso podemos trabajar, entre otras cosas:

  • Atención, porque tienen que ir pensando dónde va cada letra sin repetirla.
  • Resolución de problemas, estrategias de razonamiento, y estimulación cognitiva.
  • Lectoescritura, ya que tienen que ir escribiendo las letras.
  • Percepción visual, puesto que cada letra tiene un color.
  • Normas, porque no pueden superar el juego sin seguir las indicaciones.

El sudoku es un juego japonés que en su versión original consta de una cuadrícula de 9x9casillas. Cada casilla corresponde a un elemento individual que contiene los números del 1 al 9 (en nuestra versión son letras de la A hasta la I). Cada casilla está en una fina, en una columna y en una región simultáneamente (las regiones son las creadas por 3×3 casillas). El objetivo es que, el jugador vaya colocando los dígitos o letras en cada casilla, de forma que complete todas sin que se repita ninguno en la misma fila, columna o región.

Como podemos ver en la imagen, existen los llamados dígitos iniciales, que son los que ya vienen puestos en el juego como pista para el inicio.

Este juego tiene la ventaja de que presenta diferentes niveles de dificultad y, por lo tanto, a medida que vamos superando retos, podemos ir subiendo de nivel y adquirir mayores habilidades de razonamiento.

¿Sabias que existe una variedad de sudoku denominada Supersudoku? En este caso, la cuadrícula se compone de 16×16 casillas y se divide en 16 regiones de 4×4. El objetivo es colocar en ellas los dígitos del 1 al 9, pero además, ¡las letras de la A hasta la G!

Existen muchísimas más variedades, cada una planteada de una manera, ¡os animo a descubrirlas todas!

Creo que este tipo de recurso es más indicado para alumnos del último sector de primaria, puesto que requieren una cognición más elevada. Pero es un recurso que podemos variar de mil maneras, puesto que podemos hacerlo más pequeño y con menos letras, por ejemplo, solo con las vocales, y ayudar a los más pequeños a ir respondiendo a ellos. En el caso de personas sin lectoescritura, estos se pueden realizar también con dibujos, porque son más visuales. ¿Qué opináis? ¡Os leo!

Un abrazo inmenso,

Lucía Hdez Maíllo.