Entrevistas

Entrevista con Noelia, @espurnes.pedagogiques

Amanece un miércoles de más de bonito para La pecera. Hoy, después de un mes, se reabre la sección de entrevistas, y lo hace de la manera más maravillosa que imaginaba: con Noelia, de @espuernes.pedagogiques al frente.

LUCÍA: ¡Muy buenos días, Noelia! ¿Cómo estás? Sé que muchos de los lectores ya son seguidores tuyos (yo entre ellos) y conocen todas tus labores, pero, ¿qué te parece si haces una minipresentación y les pones en conocimiento de quién se encuentra detrás de Espurnes?

NOELIA: Hola Lucía, ¡Buenos días! Primero de todo, quiero darte las gracias por invitarme a ser parte de La Pecera, me hace mucha ilusión estar aquí charlando contigo.

Entrando en materia, detrás de Espurnes Pedagògiques se encuentra una persona dedicada a la Educación y a la Pedagogía, con la titulación, aparte de Pedagogía, también de Técnica en Educación Infantil y con el Máster Oficial en NEE y AT.

La cuenta de Instagram nace para realizar una labor de visibilidad a la profesión, compartir recursos y contar cómo trabajo. Y, como sabes, desde hace poquito he decidido emprender, por lo que también está siendo una herramienta para darme a conocer.

Sin embargo, la cuenta no me está sirviendo únicamente para ello, sino que es un reto personal para mí, donde estoy compartiendo espacio de aprendizaje con muchísimas compis de profesión y con otras profesiones con las qué día a día podemos trabajar en red. Está siendo maravilloso, aprendo con cada de una de ellas y con muchas hemos creado unos lazos muy bonitos.

LUCÍA: Muy bien Noelia, ahora que los pececitos lectores te conocen, creo que podemos dar paso a la miga de la entrevista.

Acabamos de pasar una fecha muy especial como es el 6 de enero, “Día de los Reyes Magos” y, si te parece, creo que es interesante tratar el tema de los regalos. ¿De qué tipo de regalos eres partidaria cuando se trata del trabajo con niños?

NOELIA: En esta pregunta tengo una dualidad. Si que es cierto, que soy partidaria de realizar regalos que puedan fomentar y trabajar con las/los peques habilidades sociales, cognitivas y puedan ser también un recurso educativo para trabajar el concepto de género, las discapacidades, las emociones, etc. Le doy muchísimo valor a ello, y escaneo qué regalo y por qué lo regalo.

Sin embargo, en ocasiones, creo que podemos dejar de lado las cositas didácticas (¡ojo, que no digo que no sea importante y estoy a favor!) y pensar en el juguete que desea la/el niña/o y regalárselo, al final, lo que quieren es jugar, y está bien que sirva exclusivamente para ello.

Creo que lo mejor es compaginar los juguetes didácticos con aquellos que son única y exclusivamente para jugar, para no sobreestimular y respetar que jueguen, que se diviertan como quieran y a lo que quieran.

LUCÍA: Yo es cierto que soy muy partidaria de regalar cuentos o juegos a los más pequeños, porque creo que fomentan miles de cosas educativas para ellos: aprendizaje de habilidades sociales como el respeto al otro, trabajo de habilidades cognitivas mediante estrategias… ¿Qué juegos tradicionales nos recomendarías, Noelia, para fomentar, por ejemplo, las normas y los turnos?

NOELIA: Hay muchísima variedad de juegos tradicionales para poder fomentar lo que comentas, entre ellos podría estar: las damas, tres en raya, hundir la flota, el ajedrez…

Como he comentado, existen varias posibilidades. Sin embargo, del que soy más capaz de hablar, es del de Ajedrez.

Hace unos años tuve la oportunidad de realizar talleres y extraescolares de ajedrez a niñas y niños de edades comprendidas de 5 a 12 años y fue una experiencia muy enriquecedora. Pude ver de primera mano las habilidades que entrena en estos peques.

Hoy en día, trabajo en una Fundación, y entre otras cosas, sigo dando estas clases. Además, he desarrollado un proyecto de preajedrez para niñas y niños de infantil, para realizar sesiones de aproximación al ajedrez en el aula, donde se potencia razonamiento, la concentración, la estrategia, los turnos, la motricidad fina, la orientación espacial y habilidades matemáticas. Es muy guay ver, como los/las peques disfrutan y a la vez están desarrollando estas capacidades.

Además, este proyecto cuenta con el apoyo de las tutoras del aula, donde la evaluación que se haga como profesional sobre estas habilidades será también una parte de la evaluación en la materia de matemáticas. Al final gracias al interés del centro educativo es muy sencillo y gratificante trabajar, cuentas con el apoyo y te sientes libre de hacer y rehacer, ¡Estoy muy contenta!

LUCÍA: De hecho, hoy especialmente estamos aquí para abordar el tema del ajedrez en personas con discapacidad intelectual (DI). Lo primero de todo, ¿qué nos puedes explicar a nivel general del juego del ajedrez?

NOELIA: El juego del ajedrez se basa en la estrategia, donde dos personas se desafían entre sí.

Se necesita un tablero cuadrado con sus piezas y cada jugador tendrá 16 piezas que juegan moviéndose y capturando de diferente forma. El juego simula una guerra, donde primero juega un jugador y después el otro. Gana quien hace jaque mate al rey, que es cuando este queda atrapado y no puede realizar movimientos.

Es muy interesante ya que, a nivel español, existe una resolución realizada por el Parlamento Europeo, donde se aprueba la introducción del ajedrez en los sistemas educativos (2012), y se comenta que este juego es accesible para cualquier grupo social y ayuda a mejorar la cohesión y contribuye a luchar contra la discriminación. También, ayuda a mejorar la concentración, la paciencia, la creatividad, la intuición, la memoria y las competencias, tanto de análisis, como en la toma de decisiones, en la determinación, la motivación y la deportividad.

LUCÍA: Y entrando en materia, ¿cuáles crees que son los beneficios de juego del ajedrez en las personas con DI?

NOELIA: Personalmente, creo que las habilidades que he mencionado anteriormente y las que voy a comentar a continuación más a fondo, son beneficios para cualquier persona que juegue al ajedrez, porque permite mejorar y entrenar estas. Por tanto, para las personas con Discapacidad Intelectual también ayudarán a progresar en aquellas en las que tienen más dificultades y seguir perfeccionando aquellas que ya tienen adquiridas.

La Asociación Internacional para la Difusión del Ajedrez, en Catalunya (AIDE) comentan que las ventajas que tiene la práctica del ajedrez se dividen en cinco ámbitos diferentes que os cuento de forma resumida a continuación:

  • Ámbito intelectual: se destaca principalmente que incrementa la capacidad de atención y concentración, el razonamiento lógico y de la memoria. Además, potencia el pensamiento crítico, la capacidad de análisis, la intuición desarrollando también la parte de orientación espacial, la comunicación y la resolución de problemas.
  • Ámbito de la personalidad: ayuda con la organización del espacio, el aprender a ganar y perder, por tanto, con la frustración y el control de impulsos, prevenir situaciones y analizarlas.
  • Ámbito deportivo: fomenta el respeto por las reglas, a respetar al otro, a asumir éxitos (cuándo se gana) y asumir fracasos (cuándo se pierde) y, además, a aprender a analizar los errores para mejorar.
  • Ámbito de la salud: para poder desarrollar todas las habilidades anteriores y así mantener y entrenar las capacidades de nuestro cerebro, así como también equilibrar las emociones tanto personales como las de los que están a nuestro alrededor.
  • Ámbito social: para ayudar a fomentar la comunicación con los iguales, las normas, los turnos, potenciando la inclusión de todas las personas.

Como se ha visto, el ajedrez es un juego y un deporte muy completo. Son múltiples los beneficios que se consiguen, pudiendo extrapolar estos aprendizajes a nuestro día a día. Sinceramente, cuando leí y lo puse en práctica, me impactó y me cautivó la cantidad de aprendizajes y de competencias que se pueden activar.

LUCÍA: Actualmente, como comentabas, tú intervienes con peques en un taller de ajedrez, ¿qué papel tienes como pedagoga en ese taller?

NOELIA: A parte de realizar el taller en sí para incentivar que tengan el gusto por el ajedrez y enseñarles, básicamente adapto las sesiones y los materiales a las necesidades específicas de las y los alumnos. Estos talleres los realizo en dos contextos diferentes, uno en una escuela y otro en un gabinete psicopedagógico, por tanto, son dos escenarios muy diversos que tengo que tener en cuenta.

En cuanto a la escuela, son cuatro grupos de clase y se imparten 40min a la semana, dos de ellos en el aula de infantil de 5 años, y otros dos en primero de primaria. En este contexto, lo más importante es crear ese gusto por el ajedrez mediante el juego e ir avanzando a medida que el grupo clase lo va haciendo. La verdad que es mucha información la que dar (cómo se mueve la pieza, cómo captura, movimientos especiales, etc.) entonces lo hago muy visual.

Normalmente, al principio les cuento la leyenda del ajedrez y les presento las piezas. Es clave que primero las sepan identificar, así que estoy un par de sesiones realizando diferentes juegos para que las reconozcan (buscarlas por el aula, bingo del ajedrez, tocatoca…). Después, realizo las explicaciones de cómo se mueven muy poco a poco y, más tarde, les explico la mecánica del juego (ponerse en parejas, juegan el uno contra el otro…) y vamos haciendo partidas con unas piezas solo, y añadiendo poco a poco las demás. Tenemos siempre un apoyo de un tablero de ajedrez que se cuelga en la pizarra, y vamos repasando y jugando todo esto, añadiendo pequeñas tácticas y cositas.

Una de las cosas que les encanta saber, es que cuando un peón avanza poco a poco (va hacia adelante de uno en uno y captura en diagonal) y llega al otro extremo del tablero del bando contrario, se CORONA y puede transformarse en otra de las piezas (normalmente en Dama). Cuando se les explica esto, les sorprende y cada vez que coronan es una fiesta.

Como comentaba al principio, al ser en el contexto clase, puedo ir viendo el ritmo y/o dificultades de cada menor, e ir adaptando y readaptando los ritmos y mis formas de explicar. Además, las tutoras del aula siempre están ahí para orientarte y comentarte las dificultades de algunos de ellos, cosa que también se agradece.

En cuanto al otro contexto, gabinete psicopedagógico, es un taller de 45 minutos al que se apuntan niños y niñas de edades (más o menos) de los 7 a los 12 años, que les interesa aprender ajedrez, y cuento con la ventaja de que la mayoría realizan reeducaciones pedagógicas en el centro, por tanto, conocemos sus habilidades y sus dificultades.

La mecánica es similar que como lo hago en la escuela, aunque va un poquito más rápido porque son más mayores. Siempre cuento con una pizarra pequeña para apoyar las explicaciones con pequeños dibujos y que así pueda servir como apoyo visual.

También al ser grupos reducidos, de 2 a 6 personas, resulta más entendible para ellas/os y lo hacemos todo sobre la práctica en el juego como tal. Les voy enseñando, van jugando, les corrijo y les voy explicando las tácticas y movimientos.

Al final, en ambos ámbitos, como Pedagoga, adapto las clases y los materiales acorde con la edad y sus necesidades, teniendo una amplia variedad de estrategias para abordar la sesión, aunque, sobre todo, intento que sea lo más lúdica posible.

LUCÍA: ¡Qué interesante! Y, por curiosidad y como punto clave, ¿cuáles dirías que son los elementos clave para convertirse en un buen jugador de ajedrez? Porque creo que esta respuesta nos señalaría muy bien también cuáles son las facetas a desarrollar en la persona con la que trabajamos.

NOELIA: Uf, esta pregunta es un poco difícil. Verás, creo que lo más importante es que se lo pasen bien, quiero decir, que disfruten. Si vienen a hacer ajedrez por elección propia, veo primordial que lo vean como un juego y les guste ir aprendiendo tácticas para mejorar. Pero como cualquier otro deporte, creo que la clave aquí es eso, ser capaz, como profesional, de incentivar y motivar a estos jugadores a que disfruten y quieran seguir avanzando, aprendiendo y mejorando. 

LUCÍA: Noelia, creo que hoy todos tenemos ganas de convertirnos en Gambito de Dama gracias a ti jajaja. ¡Oye, que antes de acabar nos falta algo importante! ¿Estás lista para responder al “pececuestionario”?

  • Un libro/cuento sobre DI que no puede faltar en nuestra mesilla: Descubrí hace un tiempo el cuento de “Tengo síndrome de Down” de Helena Kraijic, donde a través del protagonista se descubre que las personas con este síndrome son iguales a los demás y pueden hacer las mismas cosas.
  • Una película/serie sobre ajedrez que nos haga reflexionar: Aquí hay muchas posibilidades, pero me quedo con “Searching for Bobby Fischer” se trata de la historia de un niño que juega al ajedrez, y sus padres como su entrenador buscan imponer una forma de juego agresiva al estilo de Bobby Fischer (un jugador). La película nos narra las decisiones que toma el niño, quien decide jugar a su manera y no la forma en la que quieren imponer.
  • Un blog sobre DI que tengamos que descubrir: He de decir que tu blog es magnífico, pero quién esté leyendo esto, ya lo sabe, por eso está por aquí 😛

Por tanto, si tengo que mencionar otro sería “Una mirada Especial Blog” donde recomienda juegos, libros y cositas muy interesantes sobre el tema, es donde descubrí el cuento que he recomendado. Os animo a echarle un ojo, super interesante.

LUCÍA: Noelia, ha sido un enorme placer tenerte hoy en la sección. Gracias por siempre ser tan receptiva a la participación entre compañeras y por ser un apoyo muy grande en este mundo virtual. ¡Ojalá pronto abrazarnos en persona! ¡Te mando la mayor de las suertes para todo lo que esté por venir!

NOELIA: Muchísimas gracias a ti Lucía, por dejarme nadar en tu pecera. Es un placer, ya lo sabes, compartir y colaborar contigo.

LUCÍA: Y a vosotros, pececitos,

un achuchón de los buenos,

Lucía Hdez Maíllo.

Entrevistas · Sin categoría

Entrevista a Cristina, @elbaulpedagógico

¡Hola, hola, Cristina! ¿Qué tal estás? ¿Preparada para esta entrevista? jajaja

LUCÍA: Estoy segura de que muchos por aquí ya te conocen o, mejor dicho, conocen tu perfil de @elbaulpedagogico, pero no tanto a Cristina, ¡ponnos al día con esto! ¿quién es Cristina y dónde trabaja?

CRISTINA: ¡Hola Lucía! Primero de todo, agradecerte el haber querido contar conmigo para realizar esta entrevista. Soy filóloga inglesa y pedagoga, terminando el máster de psicopedagogía por la UOC. Actualmente trabajo por las mañanas en tres colegios dando refuerzo educativo y, por las tardes, estoy en un centro privado impartiendo sesiones de reeducación pedagógica. También doy clases particulares de inglés de manera online.

LUCÍA: Cristina, ¿qué te llevó a crear @elbaulpedagogico?

CRISTINA: La verdad es que el baúl apareció en un momento muy duro de mi vida. Decidí crearlo a finales de febrero del año pasado, justo antes de que sucediese todo lo de la pandemia. Perdí a mi madre y la cuenta de Instagram fue lo que me ayudó a poder estar más distraída, a compartir materiales que comencé a crear en mis ratos libres y a poder evadirme de toda la situación que me tocó vivir, además del confinamiento. Fue mi vía de escape y mi salvación en aquel momento, y jamás llegué a imaginar estar en el punto en el que me encuentro ahora mismo.

LUCÍA: Hablemos un poco de tu cuenta. Una de las cosas que siempre digo, es que hacer equipo desde diferentes profesionales de la educación e incluso la sanidad, es fundamental, y en tu cuenta descubrí un apartado dedicado a dar visibilidad a cuentas de diferentes ámbitos de la educación, ¿qué fin tiene esta sección?

CRISTINA: Esta sección nació de querer dar a conocer diferentes cuentas con pocos seguidores pero que comparten ideas maravillosas. Estaba cansada de ver cómo siempre se comparten cuentas grandes, a las que ya conoce todo el mundo, y se da de lado a las que son pequeñas. ¿Por qué? No me parece justo. Además, recuerdo cuando empecé y me hubiese encantado que alguien con una audiencia mayor pudiera darme visibilidad y poder llegar a más personas.

LUCÍA: Algo que también me alucina de tu perfil es la cantidad de recursos, de diferentes materias, que nos ofreces, ¡es alucinante!, ¿cuándo empezaste a crearlos? ¿Iban destinados a un perfil específico de niños?

CRISTINA: Comencé a crearlos al inicio de la cuenta. En ese momento, las clases particulares de inglés las hacía de manera presencial y quise comenzar a crear recursos para ellas, para poder hacer las sesiones más divertidas. También trabajaba con niños ayudándoles con los deberes, y se me ocurrió la idea de preparar actividades más divertidas para ellos. En ese momento no trabajaba haciendo reeducaciones como tal, pero me ayudó mucho y aprendí mucho durante ese tiempo.

LUCÍA: Además de recursos, sueles recomendar diferentes lecturas y siento curiosidad por conocer tus opiniones. Por ejemplo, si tuviésemos en nuestras sesiones de reeducación pedagógica un pequeño con dislexia, ¿qué nos recomendarías leer, primero para conocer sus necesidades, y segundo para trabajar con él?

CRISTINA: Al tener varios niños en mis reeducaciones que tienen dislexia, es una pregunta fácil de responder, ya que a mí me vienen genial estos recursos.

En primer lugar, como formación para la persona que va a intervenir, me parece básico tener el libro Método Diverlexia, de Carmen Silva. Viene muy bien explicado y con muchos ejemplos prácticos para poder entender todo mejor. A su vez, también recomiendo su cuadernillo nivel 1 de conciencia fonológica para aprender a leer, que acaba de salir a la venta hace muy poco tiempo.

En segundo lugar, para favorecer la lectura en las sesiones, hay una sección específica de la editorial Gribaudo de libros para facilitar la lectura a los niños que tienen dificultades. Utilizan un tipo de letra, la Sinnos, que favorece y facilita la lectura. Son libros cortitos, muy divertidos y con unas ilustraciones preciosas, que hacen también que se animen a leer.

LUCÍA: Oye, y centrándonos en tu trabajo, ¿qué crees que es lo más importante a tener en cuenta cuando trabajamos con personas?

CRISTINA: Para mí, lo más básico es escuchar. Es fundamental saber cómo se siente esa persona, qué necesita, qué le gusta hacer… es información básica para poder ofrecer una intervención de calidad. Antes de querer adentrarnos en la parte más educativa, tenemos que hacer una revisión de la parte emocional, ya que es el pilar de cualquier aprendizaje.

LUCÍA: En cuanto al trabajo con personas, y siento abrir melón, hace no mucho leíamos en un artículo de un periódico Andaluz, la idea de que, si un niño con obesidad sufre acoso, es el causante principal de lo que le pasa y debería ponerse a hacer ejercicio (suena brusco, pero fue tal cual lo que escribieron). Yo no sabía dónde meterme al leerlo, ¿qué opinión tienes al respecto? ¿se debe trabajar con el agredido y no con el agresor?

CRISTINA: Sí, sé sobre qué artículo me hablas y me parece una completa aberración. Considero que deberíamos hacer una educación bilateral, atendiendo a las dos partes por separado. Es necesario hacer entender al agredido que es su cuerpo, y, como tal, él debe decidir qué hacer con él. Por otro lado, es fundamental educar en el respeto, la empatía y la asertividad, para evitar este tipo de casos.

LUCÍA: ¿Crees que deberíamos acercarnos como pedagogos al aula y trabajar el desarrollo de habilidades sociales? ¿De qué manera podríamos hacerlo?

CRISTINA: Sí, considero que sería una buena manera de poder trabajar este tipo de situaciones. Quizá se podrían organizar una serie de charlas o talleres relacionados con las emociones y las habilidades sociales dentro del aula.

LUCÍA: ¿Qué otras formas tenemos de trabajar estos temas como pedagogos?

CRISTINA: La verdad sólo puedo hablarte dentro del ámbito educativo, ya que es al que estoy vinculada y del que tengo más conocimiento. Se podría también proponer hacer estos talleres en centros privados, en el ayuntamiento, colegios… sería una muy buena idea. Dentro de las reeducaciones, podemos utilizar juegos para favorecer ese trabajo.

LUCÍA: Hay algo que me preocupa más aún de todo esto. Se supone que con el paso del tiempo hemos pasado de un modelo exclusivo a un modelo inclusivo en el que dejamos de acusar a la persona como culpable de sus características diferenciales y empezamos a culpar a la sociedad de modo más general, ¿Crees que es bueno que se permita una prensa que alimente de nuevo la idea de que el foco del problema siempre está en la víctima?

CRISTINA: Rotundamente, no. Es una pena que, como sociedad, veamos que los problemas los tienen los demás sin pensar en que quizá seamos nosotros los que realmente tenemos ese problema de pensamiento o de visión. Es mucho más fácil acusar al de al lado que realizar un ejercicio de reflexión. Ojalá poco a poco podamos ir educando en el respecto y la tolerancia, valores que se están perdiendo cada día.

LUCÍA: Pues Cristina, ¡miles de gracias por haber participado en la sección de entrevistas de La Pecera! Ha llegado el momento ya de despedirnos dando respuesta al “pececuestionario”, ¿estás preparada? Pues… ¡empezamos!:

  • Libro del ámbito de educación especial que no puede faltar en nuestra biblioteca: Método Diverlexia, Carmen Silva.
  • Película que recomendarías a nuestros lectores: Profesor Lazhar
  • Perfil de redes que recomiendas 100%: Hay muchos, pero uno de los mejores es… @lasitaveronica
  • Blog o web que no podemos perdernos: una pizca de educación.

Cristina, ha sido maravilloso que compartieras con nosotros este espacio y que nos hayas aportado tantas cosas, como lo haces día a día en tu perfil. Gracias, compi, porque eres una grandísima profesional y ya sabes que te deseo lo mejor de lo mejor en tu andadura.

¡Un abrazo más que gigante!

Entrevistas

Entrevista a Alba, de @logopediaalba

¡Muy buenos días, Alba! Tanto tiempo hablando de mil cosas a través de las redes que por fin puedo compartir con todas las personas que nos leen el disfrute de aprender contigo, ¡qué ilusión tenerte en esta sección!

LUCÍA: Siguiendo el protocolo de entrevistas de La Pecera, ¿qué tal si empiezas presentándote y contándonos quién es Alba (y la becaria, jajaja)?

ALBA: Buenos días Lucía, es un placer poder participar en esta sección. Me llamo Alba y soy logopeda. Trabajo principalmente en las áreas de Atención Temprana y de dificultades del Aprendizaje.

Desde mi página de Instagram intento dar a conocer más la logopedia, porque mucha gente todavía desconoce muchísimo el papel que tenemos los logopedas en muchísimos trastornos, ya que no nos encargamos solamente de enseñar la erre ni trabajamos única y exclusivamente con niños.

La Becaria es mi salvavidas en muchas ocasiones, la creé junto a una amiga en pleno confinamiento, y es la encargada de aparecer tanto en las publicaciones como en las historias porque a mí al principio me daba vergüenza mostrarme en las redes.

LUCÍA: Alba, para empezar fuerte, por favor, sé que estarás cansada de repetirlo porque te lo preguntan mil veces, pero lo explicas tan bien que me encantaría que llegase a todo el mundo, en especial a los papis y mamis que quieren entender del tema, ¿nos puedes explicar con tus palabras cuál es la diferencia existente entre el retraso del lenguaje y el trastorno del lenguaje?

ALBA: La verdad es que como bien has dicho es una pregunta muy recurrente, pero es normal hacerla porque estos dos diagnósticos pueden confundirse al inicio y muchas veces los papás no saben exactamente qué se le ha diagnosticado a su hijo/a.

Los podemos diferenciar porque el trastorno del lenguaje es crónico, con lo que siempre va a existir cierto grado de dificultad aunque reciba tratamiento logopédico y afecta al lenguaje en general y van a haber dificultades tanto a nivel expresivo como comprensivo; mientras que el retraso del lenguaje se puede revertir trabajando el lenguaje y el niño/a presenta dificultades sobre todo en los sonidos del habla y en el vocabulario, que es muy reducido.

LUCÍA: Y teniendo en cuenta eso, ¿qué factores dirías que influyen en el desarrollo del lenguaje?

ALBA: La Asociación Española de Pediatría habla de 4 factores generales que influyen en el correcto desarrollo del lenguaje. El primero es la herencia genética ya que, en algunos trastornos del neurodesarrollo, entre ellos el Trastorno del Desarrollo del lenguaje, el factor genético juega un papel importante.
Después encontramos el entorno directo, porque la manera en la que nos relacionamos con un peque cuando está adquiriendo el lenguaje va a determinar en cierta manera las habilidades lingüísticas del futuro. Por lo que va a ser importante tener momentos dónde podamos estimular su lenguaje en casa con un cuento, cantando canciones, compartiendo momentos de juego.

En cierta manera podemos relacionar el punto anterior con este, que es el ambiente social y viene influenciado por los factores externos. En algunas estadísticas se ha visto que en las zonas donde el nivel socioeconómico es más elevado y el nivel de estudios de los progenitores es más elevado hay un menor número de trastornos del lenguaje, precisamente porque hay un mayor número de interacciones con los peques y además éstas son más ricas.

Finalmente, el cuarto factor que podríamos considerar es la escolarización, porque además de recibir muchas oportunidades para estimular el desarrollo del lenguaje de los peques a lo largo de la jornada, están rodeados de sus iguales, por lo que la motivación es todavía mayor.

LUCÍA: La verdad es que yo siempre te veo muy centrada en el área de la lectoescritura, y a mí me chifla aprender contigo porque yo lo considero un tema importantísimo, ¿qué te lleva a tratar esta área en concreto?

ALBA: Si te soy sincera, cuando estudiaba el segundo año del grado la aborrecía porque teníamos un profesor que no nos transmitía que los logopedas somos necesarios en este campo. El año después, durante mi Erasmus, tuve la grandísima suerte de que la profesora que impartía la asignatura de “Intervención en dificultades de la lectoescritura” era una logopeda entusiasmada con su trabajo y nos contagió sus ganas de trabajar con estas dificultades.

Después, hice mis prácticas en el departamento de orientación de un colegio privado de Valencia, con lo que pude evaluar muchos casos de dificultades de aprendizaje y estar de observadora en la intervención.

Desde entonces es un tema que me apasiona, siempre quiero aprender más sobre él para poder ayudar tanto a mis pacientes como a las familias sobre todo en el ámbito de la prevención porque la mejor manera de intervenir en las dificultades del aprendizaje es tratando que no se produzca un desfase en el nivel de habilidades con respecto a sus compañeros.

LUCÍA: Entrando en materia de lectura, ¿eres partidaria de que los cuentos pueden ser un recurso más de estimulación del lenguaje?

ALBA: Sí, totalmente. Los cuentos son una herramienta estupenda para estimular el lenguaje. Nos permiten un abanico muy amplio de posibilidades, que va desde la atención sostenida al intercambio de turnos pasando por aumentar el vocabulario.

LUCÍA: Además de los cuentos, ¿Podrías recomendarnos otro tipo de recursos para la estimulación del lenguaje desde casa para los más pequeños?

ALBA: Podemos estimular el desarrollo del lenguaje de los más peques desde casa con un sinfín de recursos que podemos incluir en las rutinas diarias y nos van a ayudar a que las interacciones sean más ricas.

Algunos ejemplos pueden ser las canciones pegadizas y con coreografía que tengan el vocabulario que queremos trabajar; en las rutinas diarias les podemos ir contando paso por paso lo que somos; jugando en el parque podemos buscar reforzar que nos pida más jugando con el balón…

LUCÍA: Alba, dando un giro a la conversación y abriendo melones, ¿crees que el uso del chupete de manera prolongada influye en el desarrollo del lenguaje?

ALBA: El uso del chupete, como todas las cosas, tiene sus ventajas y sus desventajas. Entre éstas últimas encontramos 2 que van a influir en el desarrollo lingüístico: la primera es que va a reducir considerablemente las oportunidades de balbucear porque el niño/a ya tiene algo en la boca que ha de quitarse para balbucear, con lo que se reduce el tiempo de habla; la segunda es que impide el correcto desarrollo de las estructuras orofaciales porque impide la correcta oclusión y puede que el en futuro traiga consigo una mordida abierta que irá asociada probablemente a una deglución atípica.

LUCÍA: Y, ¿qué es la deglución atípica?

ALBA: De manera breve y sencilla hablamos de deglución atípica cuando el patrón deglutorio no es el correcto, es decir, la punta de la lengua no se sitúa en las rugas del paladar sino que se apoya en los dientes o se coloca entre ellos.

LUCÍA: Esa deglución atípica, ¿Cómo puede influir en el desarrollo del lenguaje?

ALBA: La deglución atípica puede provocar alteraciones en la articulación de algunos sonidos del habla porque tanto la deglución como la articulación están relacionadas entre sí y deben de estar en equilibrio para que el sistema ortognático se desarrolle correctamente. Con lo que si se produce una alteración funcional de la musculatura durante la deglución probablemente influirá en el habla porque la estructura muscular y esquelética es la misma.

Aunque no significa que estas dificultades en los sonidos del habla vayan a aparecer sí o sí en todos los casos de deglución atípica.

LUCÍA: Y como logopeda, cuando te enfrentas a un caso de un pequeño con deglución atípica, ¿cómo intervienes?

ALBA: Así, a groso modo, lo primero que hago es realizar una valoración miofuncional lo más completa posible, para ver exactamente dónde se producen las alteraciones.

Una vez tenemos toda la información pasamos a intervenir en aquellos puntos donde hemos encontrado alguna alteración. Generalmente trabajamos la musculatura con ejercicios isotónicos, isométricos e isocinéticos y después reeducamos el patrón deglutorio.

En algunos pacientes vamos a tener que trabajar también el sellado labial y la respiración nasal, en otros utilizamos vendajes neuromusculares… Cada caso es diferente y nos vamos a adaptar a sus características y necesidades.

LUCÍA: La verdad es que me parece fascinante todo lo que aprendo sobre el desarrollo del lenguaje, entre otras cosas, de ti, pero uno de los temas que no podía pasar por alto era desde luego el de la deglución atípica, porque me llamaba mucho la atención.

Bueno Alba, ha llegado el momento de despedirnos, aunque ¡no tan rápido, que aún falta el “pececuestionario”! ¿Estás preparada? ¡Come on!:

  • Libro del ámbito de educación especial que no puede faltar en nuestra biblioteca: Como pez en el árbol, de Lynda Mullaly
  • Película del ámbito de educación especial que recomendarías a nuestros lectores: Wonder
  • Perfil de redes que recomiendas 100%: @centrocreemadrid, Bea nos comparte mucha información valiosísima sobre desarrollo infantil y del lenguaje.
  • Un referente en educación especial: Mar Romera.
  • Blog o web que no podemos perdernos: ladislexia.net, tiene mucha información y recursos sobre dificultades de aprendizaje.

Alba, no sé cómo agradecerte que hayas querido compartir con nosotros todas estas cositas y que desde el minuto uno mostraras tanta ilusión por formar parte de la sección. De corazón, mil gracias y espero que la gente sepa ver lo maravillosa que eres, ¡te deseo lo mejor!

¡Un abrazo más que gigante!

Entrevistas · Trastorno del espectro autista (TEA)

Entrevista a Yuli, @mikoala_azul

LUCÍA: ¡Bienvenida a la sección de entrevistas, Yuli! ¿Cómo estás? Por aquí hay alguien que está feliz de tenerte por fin en La Pecera, porque sé que vamos a disfrutar y aprender mucho de todo lo que nos aportes.

YULI: ¡Hola Lucía! ¡Muchas gracias por invitarme a La Pecera!

LUCÍA: Quizá algunos de nuestros lectores no sepan quién eres, Yuli. Cuéntanos, ¿quién se esconde detrás de @mikoala_azul y cuál es su historia?

YULI: Se esconde Yuli, de 38 años, y madre de Rafa, diagnosticado con autismo desde sus 3 años. Trabajo como publicista en Madrid, aunque somos andaluces.
Mi marido y yo siempre quisimos ser padres y afrontamos con muchísima ilusión el nacimiento de nuestro hijo. Te marcas unas metas, te imaginas cumpliendo tus sueños, pero la vida, de repente, tiene otras cosas planeadas para ti: a los 17 meses nos preguntan en la escuela si a nuestro hijo le pasa algo en los oídos porque no responde cuando lo llaman por su nombre. Si tecleamos eso en Google, no hay apenas lugar a dudas: autismo

LUCÍA: Muchas veces escucho a las personas decir que un diagnóstico te cambia la vida, pero a la vez, cuando no le podemos dar nombre a algo, sentimos que falta una parte. En vuestro caso, ¿qué supuso recibir el diagnóstico de Rafa?

YULI: El diagnóstico supuso alivio, sentir que por fin vas a poder vaciar de la mochila esas piedras que pesan tanto, que casi no te han dejado respirar todo este tiempo.
Significa poder pedir ayudas a nivel burocrático. Y lo más importante, que empiezas de cero tu historia, que puedes reescribirla de nuevo sabiendo que no es lo que esperabas, pero que eso no significa que no pueda estar llena de momentos de felicidad.

LUCÍA: Con su edad, Rafa acaba de abandonar si no me equivoco la escuela infantil para pasar a “el cole de mayores”. Vamos por partes, porque en algunas ocasiones me ha parecido leer que durante la etapa infantil Rafa ha estado escolarizado en una escuela Reggio, y nuestros lectores son curiosones y les encanta aprender día a día, entonces, ¿podrías explicarnos con tus palabras en qué consiste la escuela Reggio?

YULI: Sabíamos que Rafa era un niño diferente y queríamos una escuela que hiciera de esas diferencias algo extraordinario y no algo negativo.

La metodología Reggio, similar a la Montesori, se basa en la creencia de que los niños y niñas tienen capacidades y potencialidades y que construyen su propio conocimiento en relación con su entorno. Valoran las diferentes formas de comunicación, no solo el lenguaje hablado que los adultos tomamos como lenguaje principal, sino que se valoran las muchas otras formas que los niños tienen de comunicarse, los diversos lenguajes con los que interaccionan y se comunican con sus iguales (por ejemplo, lenguaje de signos).

LUCÍA: ¿Qué beneficios crees que ha tenido para Rafa ese tipo de escuela?

YULI: Cuando pienso en esa escuela, no puedo evitar emocionarme. Le han enseñado a seguir su propio camino, sin presión y sin comparaciones. A vivir sus emociones con total libertad. Nunca lo vieron como un diagnóstico, sino como un niño más. Le han dejado ser, en definitiva, él mismo.

LUCÍA: Supongo que pasar “al cole de mayores” ha supuesto trastocar muchas rutinas para Rafa, ¿podrías decirnos cómo ha sido buscar una nueva escuela para él? ¿Qué sentimientos os han abordado durante el proceso?

YULI: Creo que la búsqueda de colegio ha sido el reto más difícil hasta ahora, y nos ha robado muchas horas de sueño. Había escuchado a muchos padres decir que la elección del centro escolar es una pesadilla y te diría que durante estos meses he tenido más miedo que incluso cuando nos dieron el diagnóstico. Al final es una decisión que va a marcar el futuro de tu hijo, y había tanto en juego, que a veces el miedo llega a paralizarte.

LUCÍA: ¿en qué os habéis basado, o qué habéis tenido en cuenta, para elegir la nueva escuela?

YULI: Queríamos un centro ordinario y que tuviera aula TEA. Este tipo de aulas se crearon en Madrid por primera vez en 2001 con carácter experimental.

Son aulas especializadas en alumnos dentro del espectro (da igual el grado y el nivel cognitivo). Tienen espacios muy estructurados y sencillos, con muchos apoyos visuales; y lo más importante, 5 niños como máximo y 2 profesores especializados en Autismo. Siguen normalmente la metodología TEACCH.

También queríamos que el colegio afrontara las diferencias como algo positivo, con la firme consciencia de que los alumnos que aprenden a vivir en la diversidad, se convierten en mejores personas.

LUCÍA: ¿Qué tipo de ayudas recibe a nivel educativo Rafa? ¿las recibe dentro o fuera de aula?

YULI: Recibe 3 horas de AL a la semana y 2 de PT. Algunas horas trabaja fuera del aula, y en otros momentos lo hace dentro, y siempre de manera exclusiva.

Esos apoyos me parecen insuficientes, y nos lleva a trabajar muy duro por las tardes con más terapias (5 horas semanales más) para que Rafa siga avanzando.

LUCÍA: Yuli, y como mami que vive día a día con el espectro y que conoce de primera mano las necesidades de su hijo, ¿qué pautas o consejos le darías a aquellos docentes que no cuentan con un PT y que por primera vez tienen un peque con TEA en el aula?

YULI: El otro día leía el libro de Juan Martos “El niño al que se le olvidó mirar” y el primer capítulo hablaba sobre una docente que había tenido en su clase a una niña con TEA y que no había sabido cómo tratarla, se había sentido superada y su primer impulso fue pedir que le quitaran a esa niña de su aula. Eso no la convierte en mala persona, simplemente en alguien que no cuenta con la suficiente información.

Es imprescindible y urgente que todos los centros escolares pongan a disposición de todos los profesores charlas y ayuda sobre autismo porque cada vez se diagnostican más casos y necesitamos todo el apoyo posible.

La tutora de Rafa (del aula ordinaria) no sabe nada de autismo y lo primero que ha hecho es llamarme para que le cuente todo sobre él, cómo supimos el diagnóstico, cómo trabajamos, qué cosas le gustan. Acto seguido me ha pedido los pictogramas que más usa para adaptar la clase, y se ha implicado de lleno. Hasta le ha comprado cuentos de Peppa Pig.

A veces solo hace falta empatía y tener ganas.

LUCÍA: Y pasando al terreno educativo en su entorno familiar, lo primero, ¿Podrías contarnos cómo es Rafa en casa y qué le gusta hacer?

YULI: Rafa es un niño muy bueno que nos permite hacer muchos planes con él. Suele adaptarse a todos los entornos muy bien, y en casa está normalmente muy feliz y tranquilo.

Le gusta todo lo que implique movimiento. Correr a toda prisa de puntillas, saltar (en la cama elástica, sofá, camas, etc.), irse a su cuarto de juegos y sentarse a “leer” cuentos (esto reconozco que me maravilla y me hace feliz). Disfrutar de nuestra compañía dándonos muchos besos, pidiéndonos cosquillas o llevándonos de la mano a la cocina para que le demos galletas.

LUCÍA: ¿cómo soléis fomentar el aprendizaje en casa?

YULI: Intentamos replicar las terapias en casa, por eso considero importante formar parte activa de ellas (bien a través de una cámara o estando presente físicamente). De esa manera soy consciente de lo que tengo que trabajar y cómo tengo que hacerlo. Los días que tenemos terapia intentamos no saturarlo, pero los fines de semana trabajamos muy duro con él en su habitación.

Ahora estamos trabajando la imitación con objetos y sin objetos, por ejemplo.

También tenemos un cajón que se llama SÉ HACERLO, y en el que tenemos juegos que él domina y le gusta hacer; de esa manera también reforzamos lo que ya sabe, y aumentamos su autoestima y seguridad.

LUCÍA: Yuli, para rematar la entrevista, ¿qué le dirías a otros papás y mamás que viven con un diagnóstico de sus hijos, sea cual sea?

YULI: Los animaría a buscar apoyo sobre todo en otros grupos de padres que estén pasando por algo similar (para mí ha sido te diría lo que más me ha ayudado). Que no se asusten si hay días que tienen más fuerza y energía que otros, vivimos en una montaña rusa de emociones brutal. Y aunque es difícil, hay que intentar no preocuparse por el futuro, lo importante es afrontar los problemas del presente.

LUCÍA: Creo que hoy hemos aprendido mucho, no solo de TEA, sino de todo lo que podemos hacer a nivel educativo… Y Yuli, para rematar el aprendizaje y conocernos un poquito más aún, ¿qué tal si nos lanzamos con el “pececuestionario”? ¡Empezamos!:

  • Libro sobre TEA que no puede faltar en nuestra biblioteca: Los niños pequeños con autismo
  • Película que recomendaríais si queremos aprender sobre TEA o educación especial: El faro de las orcas
  • Perfil de redes que recomiendas 100%: @autismoenpositivo_
  • Un referente en TEA: Juan Martos (Director de Deletrea)
  • Blog o web que nos aconsejas para seguir informándonos: Autism4good

LUCÍA: Yuli, ha sido un inmenso placer tenerte por aquí, disfrutando de tus palabras como lo hago con cada publicación que compartes. Ojalá la vida nos reúna y podamos algún día compartir todo esto en persona. Te deseo todo lo mejor que pueda venir.

Millones de gracias por haber participado y ya ser parte de nuestra sección, de corazón.

¡Un abrazo enorme!

YULI: Gracias a ti por dedicarte a una profesión tan bonita y tener esa empatía y sensibilidad hacia los colectivos más vulnerables. ¡Me ha encantado formar parte de un pedacito de tu pecera!

Un abrazo!

cálculo

¡Sumas y restas con Barrio Sésamo!

Hoy, siguiendo las publis de mates de la semana, quería compartiros mi material de Barrio Sésamo de sumas y restas.

Lo cree para desarrollar y fomentar las habilidades de cálculo mental porque muchas veces he comprobado que algunos niños resuelven fenomenal las operaciones escritas, pero a nivel de resolución cognitiva, no son capaces de «reproducir» la tarea, y es porque no les enseñamos a trabajar también a través de esquemas mentales.

¿Porqué es importante trabajar las habilidades de cálculo mental?

Principalmente, porque nos ayuda a mantener nuestra mente en forma, de la misma manera que la buena nutrición y la actividad física nos ayudan a mantener nuestro cuerpo en forma.

Pero, además, nos permite enfrentarnos a problemas del día a día como por ejemplo: calcular la vuelta de la compra, jugar a las cartas, controlar cantidades de peso en la comida… ¿os imagináis sacar papel y lápiz en la tienda de ropa para calcular cuánto nos vamos a gastar? Pues es lo que necesitaríamos si nuestro cálculo mental no funcionara correctamente.

Por lo tanto, desarrollar estrategias de cálculo mental, nos favorece en la autonomía, nos da seguridad, ayuda a nuestra memoria, a nuestra lógica…

Además, este tipo de cálculo permite un desarrollo a nivel cognitivo muy positivo para personas con algún tipo de discapacidad, trastorno o incluso personas mayores con problemas de Alzheimer y derivados.

¿De qué consta el recurso?

Tenemos tres montones de trabajo: dos de la rana gustavo y uno del resto de personajes de Barrio Sésamo.

🔹 El primer montón, de la rana Gustavo, representa el número que buscamos a través de la suma.
🔹 El segundo montón, de la rana Gustavo, representa el número que buscamos a través de la resta.
🔹 El tercer montón, con el resto de personajes, representan los números de los que disponemos para realizar la operación.

Y ¿Cómo trabajamos?

  1. Desplegamos todas las cartas de los personajes sobre la mesa.
  2. Elegimos con qué rana Gustavo trabajar (montón de suma, montón de resta, los dos montones).
  3. Barajeamos el montón elegido de Gustavo.
  4. Sacamos una tarjeta del montón de Gustavo y buscamos las dos tarjetas de personaje que al sumarse o restarse den como solución el número que marca la tarjeta de Gustavo. Por ejemplo: sacamos Gustavo con el símbolo de suma y el número 30, pues buscamos las tarjetas de personajes que juntos sumen esa cantidad. En este caso sería, por ejemplo, coger a Espinete (1), a Vera (14) y a Rosita (15).

¿Os resulta útil este tipo de recursos? ¡OS LEO!

Un abrazo,

Lucía Hdez Maíllo.

cálculo

¡A volar! (multiplicando)

¡Buenos días, pececitos!

Llevo un mes buscando el momento de enseñaros con calma este súper recurso para trabajar las multiplicaciones:

¿Cómo funciona?
Va a depender de si queremos repasar solo una tabla o dos…o todas, pero el funcionamiento del recurso es el mismo.

Ponemos todos los globos aerostáticos sobre la mesa y vamos sacando de uno en uno los hombrecitos. Debemos buscar el globo correspondiente a lo que marca la bandera del hombrecito. Por ejemplo: sacamos un hombrecito con la bandera del 2×4 y debemos buscar el globo del 8. Así con todos.

Lo bueno de mezclar diferentes tablas es que los niños empiezan a ser conscientes no solo de que una multiplicación invertida tiene siempre el mismo resultado (por ejemplo, 2×1 y 1×2 son 2), sino que además, diferentes multiplicaciones pueden tener el mismo resultado (por ejemplo, 2×6 y 3×4 son 12).

¿Qué trabajamos con este juego?

Lo principal es seguir reforzando las multiplicaciones, pero si además de multiplicar pedimos otro tipo de cosas, serán refuerzos extra, por ejemplo:

  • Atención: buscamos todos los globos del mismo color y los unimos. También podemos indicar tiempo y jugar con ellos a ver quién encuentra más globos igual que uno que saquemos o que tenga los mismos colores…
  • Diferencias y semejanzas. Ponemos globos y pedimos que indique entre ellos en qué se parecen y en qué se diferencian.
  • Mayor y menor: colocamos los globos de mayor a menor valor o viceversa o con los resultados obtenidos decimos si son mayores o menores que el resto que tenemos en la mesa.
  • Ascendente y descendente.
  • Pares e impares.

¿Qué os ha parecido el recurso?

Un abrazo,

Lucía Hdez Maíllo.

Entrevistas · necesidades educativas

Entrevista a Tamara, @unamiradaespecialblog_

¡Muuuuuuuuy buenos días, Tamara! ¿Cómo estás? ¡Por fin llegó el día de tenerte por aquí! (imaginarme a mi bailando mientras lo celebro jajaja)

LUCÍA: Puede que algunos de nuestros lectores (seguramente pocos) no te conozcan, Tamara, ¿qué tal si te presentas a ti misma tanto personal como profesionalmente hablando?

TAMARA: ¡Hola Lucía! Bueno, pues mi nombre es Tamara, tengo 27 años y soy autora del blog UNA MIRADA ESPECIAL. Desde pequeña quise dedicarme a la educación especial y la discapacidad, ya que yo también tengo una discapacidad física y sensorial y tenía la necesidad de proporcionar las ayudas que yo no había tenido, pero, cuando llegó el momento, decidí estudiar algo relacionado con el turismo (esto no lo sabe nadie jajajaj). El caso es que hice mis prácticas en un hotel muy muy conocido de Madrid y me encantó la experiencia, pero poco después, solo por probar, hice un curso de monitor de ocio y tiempo libre para personas con discapacidad y fue entonces cuando me di cuenta de que seguía con la misma idea de cuando era pequeña. A partir de ese curso y las prácticas correspondientes, empecé mi camino en la educación especial. Hice varios años voluntariados en asociaciones y fundaciones de personas con discapacidad intelectual y mientras continuaba estudiando. He estudiado integración social y tengo formación en autismo, atención temprana, intervención social entre otros, porque no he parado de estudiar desde entonces. También me encanta el ámbito de la tercera edad, y por ello, tengo formación específica también en este grupo de población.

LUCÍA: Tamara, ya son muchos años los que llevas al volante de la cuenta @unamiradaespecialblog_, si no me equivoco 2017 (aunque en 2020 tuvieses que montarla de nuevo por un maldito hackeo). Yo personalmente, como pedagoga, me sentí atraída por tus recursos, perfectos para el trabajo en el ámbito de la educación especial, ¿qué te llevó a crear esos recursos y para quiénes van dirigidos?

TAMARA: En 2017 me salió un trabajo de acompañamiento a una joven con síndrome de Down a domicilio, por lo que empecé a crear muchas actividades adaptadas para ella. Decidí enseñarlas por Instagram y las primeras seguidoras de la cuenta me preguntaban dónde conseguir esos recursos. Y así es como decidí crear el blog.

Actualmente, en miradaespecial.com se pueden encontrar materiales de todo tipo pensados especialmente para aquellos niños y niñas con Necesidades Educativas Especiales, no solo materiales orientados a nivel educativo, sino también a facilitar su autonomía en el día a día.

LUCÍA: Vamos a ponernos en situación, si, por ejemplo, nosotros tuviésemos un alumno o peque de 8 años con discapacidad intelectual (DI entre amigos) al que damos apoyo en el área de cálculo, en concreto en las sumas y restas, ¿qué recurso nos aconsejarías utilizar y por qué?

TAMARA: Pues en el blog podemos encontrar varios materiales manipulativos para trabajar sumas y restas, pero si tuviera que quedarme con uno sería sin duda el de la foto que comparto aquí, donde podemos utilizar como apoyo visual las tarjetas con manzanas, lo cual permite al peque realizar el conteo de forma visual, y además, asociar las cantidades con el número.

LUCÍA: Por lo que hemos podido comprobar en diversas ocasiones a través de tu perfil, eres muy fan del trabajo a través de la metodología TEACCH, ¿qué beneficios tiene esta metodología y porqué usar esta y no otras?

TAMARA: Bueno, no me gusta decir que no se utilicen otras metodologías, de hecho, soy partidaria de coger de cada una lo más conveniente, pero creo que el método TEACCH tiene unas características que pueden ayudar no solo a peques con TEA sino con otras necesidades e incluso sin ellas.

Esta metodología fue creada pensando en las personas con autismo para fomentar su autonomía y conseguir tener un control de las conductas, y está basada en la enseñanza estructurada, donde se adapta el tiempo, el espacio y el sistema de trabajo.

¿Cómo adaptamos el tiempo? Pensando actividades de corta duración donde el niño/a tenga conciencia del término de la actividad, utilizando por ejemplo relojes de arena.

En cuanto a la adaptación del espacio, se refiere a organizar las actividades que de manera visual, a primera vista, el niño sepa reconocer qué se va a llevar a cabo ahí, o lo que todos conocemos por rincones de aprendizaje, como puede ser el rincón de lectura, de letras, de informática… etc.

LUCÍA: Además de recursos, sueles dar información de diferentes tipos dentro de la discapacidad, la atención temprana y la educación especial, y hacer recomendaciones, entre otras cosas, de lecturas ¿Podrías recomendarnos editoriales en las que podemos encontrar cuentos adaptados, por ejemplo, a niños que requieren pictogramas?

TAMARA: ¡Claro! KALANDRAKA tiene una colección para niños con TEA, la colección MAKAKIÑOS. Te dejo una foto de uno de ellos que, además, se puede leer una reseña que hice en el blog.


La editorial GEU y CEPE también tienen cuentos con pictogramas.

LUCÍA: Oye, y siguiendo en la intervención socioeducativa de los más pequeños, ¿Podrías hablarnos de tu nuevo proyecto, “ROMA”? ¿En qué consiste y porqué ese nombre?

TAMARA: Sí, llevo unos meses preparando este nuevo proyecto. Pretendo que Roma – Estimulación y Aprendizaje sea un espacio dedicado a niños y niñas con NEE donde poder ofrecerles apoyo educativo entre otros servicios a través de la intervención socioeducativa. Poco a poco va cogiendo forma. ¿Por qué ese nombre? Es la unión de mis dos apellidos, Rojo Martín.

LUCÍA: En cuanto a esto, ¿tendrás un espacio propio o lo realizarán en el domicilio de los propios peques?

TAMARA: Como te contaba antes, es un espacio propio que, a pesar de ser pequeño, cuenta con un rincón de lectura, juegos… etc.

LUCÍA: ¿Qué ventajas y qué inconvenientes encuentras en el trabajo a domicilio?

TAMARA: En cuanto a las ventajas, creo que sobre todo son tanto para el niño como para la familia, donde el niño se siente cómodo, en entorno natural…. Etc.

Y en cuanto a inconvenientes pues que el profesional debe “cargar” con todos los materiales de un lado para otro.

LUCÍA: Tamara, visto que un día de estos nos dan el premio por “culo inquieto” en cuanto a formación, ¿tienes en mente seguir formándote?

TAMARA: ¡Por supuesto! Un sí rotundo jajajjjaa. Sigo formándome. Ahora mismo estoy terminando un curso de escuelas infantiles y ludotecas y… ¿me crees si te digo que tengo hecha una lista con 12 formaciones a las que he echado el ojo? Me encanta estar en continuo aprendizaje.

LUCÍA: Y para acabar, Tamara, una pregunta que nos haga reflexionar muy mucho, ¿cuál crees que debería ser el fin de nuestro trabajo como profesionales con las personas con discapacidad intelectual?

TAMARA: En pocas palabras: hacerles la vida un poco más fácil, tanto a ellos como a las familias, proporcionando los recursos necesarios y que estén en nuestra mano.

LUCÍA: Y, ¿cuál crees que debería ser el fin de la sociedad al completo con las mismas?

TAMARA: La inclusión y el respeto. A veces pienso que hemos avanzado en esto, pero luego veo ciertas situaciones que me hacen pensar lo contrario. Así que creo que hace mucha falta concienciar desde pequeños en la diversidad, y como adultos, interesarnos en conocer la discapacidad y qué podemos hacer por ellos.

LUCÍA: Pues Tamara, ha llegado el momento de despedirnos, ¡pero no sin antes pasar por el polígrafo del “pececuestionario”! En esta ocasión solo te escaneo en una pregunta. Cuéntanos, bajo tu opinión, qué libro del ámbito de educación especial que no puede faltar en nuestra biblioteca:

TAMARA: Se me vienen varios a la cabeza, pero creo que uno básico sería “PROGRAMACIÓN DE ACTIVIDADES PARA EDUCACIÓN ESPECIAL”, de la editorial CEPE. Es ya un poco antiguo, pero creo que aporta muchísimas ideas según el objetivo que queramos trabajar.

LUCÍA: Tamara, infinitas gracias por acompañarnos hoy y, sobre todo, enhorabuena por la puesta en marcha de ese gran proyecto que es “ROMA”. Te deseo de todo corazón toda la suerte del mundo o, mejor dicho, que recojas todas las cosas buenas y bonitas que te has ganado por tu esfuerzo.

¡Un abrazo más que gigante!

Trastorno del espectro autista (TEA)

El hijo inesperado, de Gemma Vilanova

Muy buenos días, pececitos,

Hoy me he levantado con ganas de compartir con vosotros la reseña de mi última lectura, “El hijo inesperado”, de Gemma Vilanova.

En este libro, contado en primera persona por la mamá, Gemma, se narra la historia de una familia de cinco que vive día a día con el autismo.

El prota principal de la historia es Josep, su segundo hijo, y la historia empieza a marchar cuando Ferrán (el papá) y Gemma empiezan a ver esas señales que comentaba hace poco en mis posts que alertan a los papis de que algo no va como queremos (no me gusta nada la expresión de que “algo va mal”).

A lo largo de los capítulos vamos conociendo la experiencia de esta familia: qué los lleva a buscar el diagnóstico, cómo es Josep (o cómo era, porque la historia solo narra sus primeros 10 años de vida y para conocer cómo es ahora os animo a seguirles en @josep_valent), cómo se enfrentan como padres Ferran y Gemma al miedo de qué pensarán los demás, qué colegio es mejor o peor, qué aprenderá a hacer y qué no, cómo actúan las hermanas de Josep…

Si estáis buscando una guía sobre autismo, este no es vuestro libro. Quizá por eso me ha gustado tanto a mí, porque de vez en cuando necesitamos ciertas dosis de realidad, de primera mano, que no se centre tanto en las pautas que tenemos de intervención, sino que nos enseñen cómo es la realidad en el entorno natural del niño y el funcionamiento del núcleo familiar. Necesitamos escucharlos, acompañarlos, entenderlos.

Mi capítulo favorito, aunque me cuesta decidirme, es posiblemente el capítulo 9, titulado “Es cuando corro que lo veo todo claro”.

Cada papá y cada mamá tienen un método de “fuga” o “evasión” para afrontar las diferentes emociones que se dan durante el proceso de asimilación, no solo de lo que supone un diagnóstico, sino de lo que supone día a día en cuanto al desarrollo se refiere.

Gemma nos deja ver desde lo más profundo cuál fue esa vía de escape y nos regala una reflexión que se ha convertido para mí en una de las mejores del libro: “La corríamos por nosotros mismos, porque él nos había convertido en corredores de fondo, en personas fuertes, perseverantes, capaces de superar obstáculos, de caer y de levantarnos, de relativizar los fracasos y de disfrutar de las pequeñas victorias.”

¡Os animo mucho a leerlo y espero vuestras opiniones!

Abrazos gigantes,

Lucía Hdez Maíllo.

Entrevistas

Entrevistamos a Álex, de @orienta360

¡Muy buenos días, Álex! ¡Qué alegría tenerte hoy por aquí! Estaba deseando que llegara este día para que nuestros lectores pudiesen conocerte (más aún seguramente) y que compartieses muchas cositas con nosotros.

LUCÍA: ¿Damos PLAY y empezamos? Cuéntanos, ¿quién es Álex y a qué se dedica?

ÀLEX: Soy un chico de Barcelona que ha estudiado Pedagogía y que también será futuro educador social (me falta sólo el TFG).

Me considero una persona algo inquieta e inconformista, cosa que me ha llevado a trabajar en diferentes servicios y a seguir formándome continuamente para poder mejorar como profesional.

Actualmente, he creado junto con Alba el proyecto Orienta360, en el cual quiero compartir todo lo que he podido aprender tanto a nivel académico como profesional con otras personas que puedan tener dudas respecto a cómo entrar en el mercado laboral o qué estudios escoger.

LUCÍA: El tema de la prospección resulta nuevo para muchas personas, ¿nos sabrías explicar qué es?

ÀLEX: ¡Claro! Aunque para empezar os pondré un poco en contexto.

Yo estuve trabajando durante 4 años en una fundación que atendía personas con Certificado de Discapacidad (CD) mayor al 33%. En concreto, la fundación para la que trabajaba, estaba especializada en atender personas con Trastornos de Salud Mental (TSM).

En esta fundación había diferentes servicios: Centro Ocupacional (donde estuve 2 años), Centro Especial de Empleo y Servicio de Inserción Laboral (SIL), que es donde trabajé los dos últimos años como orientador y prospector laboral.

En lo que se refiere a la prospección, es muy sencillo. Mi tarea era analizar qué perfil profesional atendíamos en el SIL (conserjes, administrativos/as, informáticos/as, etc.) y buscar empresas del territorio (municipio o comarca) que quisieran contratar a las personas que atendíamos.

Mi objetivo era encontrar empresas ordinarias y hacerles ver que para cubrir la vacante que tenían, podían contar con personas con CD. De esta manera, había un trabajo de sensibilización y también de asesoramiento para poder cumplir con la Ley General de Discapacidad (LGD).

Se podría decir que hacía intermediación laboral, es decir, juntar las necesidades de una empresa con el perfil profesional de una persona y conseguir una inserción (directa) en la empresa.

LUCÍA: ¿Dónde (centro, hospitales, gabinete…) has realizado tu labor como orientador?

ÀLEX: Mi jornada estaba dividida en 2. Aproximadamente el 50-60% lo dedicaba a la prospección y el otro 40-50% a la orientación.

En cuanto a la prospección, simplemente iba al despacho que tenía en la fundación donde trabajaba y allí me pasaba el día buscando empresas, enviando mails, llamando y visitando aquellas empresas que estaban interesadas en nuestro servicio (SIL). También aprovechaba para formarme en todo lo relacionado a la LGD y el mercado laboral para poder atender mejor tanto a las personas que atendía como a las empresas.

En lo que se refiere a la orientación, iba al ayuntamiento del municipio donde se encontraba mi fundación y allí me cedían un espacio para poder atender a la gente del territorio.

LUCÍA: Y ¿Cuáles dirías que son las funciones en cuanto a la orientación y prospección laboral?

ÀLEX: En los dos perfiles profesionales, te diría que es un poco adaptarte o bien a las necesidades de la persona o bien a las de la empresa, pero en rasgos generales, te diré que como orientador laboral me encargaba de:

  • Enseñar a crear el CV de las personas que atendía (crearlos de 0, actualizar, o había veces que no era necesario ya que la persona ya tenía un buen CV)
  • Enseñar a la persona que tenía delante a cómo encontrar ofertas/empresas
  • Preparar entrevistas
  • Hacer un análisis de empleabilidad (qué formación/experiencia/competencias tiene una persona, saber de qué quiere trabajar y qué pide el mercado, etc.)
  • Orientar a cursos/formaciones
  • Dar soporte emocional. Hay veces (más de las que me hubiera gustado encontrarme) que encontrar un empleo no es fácil (y con CD menos) y trabajas con personas que a veces están en situaciones económicas difíciles por lo que esto lleva a situaciones difíciles de gestionar emocionalmente (frustración, rabia, miedo, inseguridad…). Por lo que como profesional, tienes que intentar dar una respuesta a estas personas, es por eso que bajo mi punto de vista tienes que estar bien informado de que ayudas/subvenciones puede tener acceso la persona que estás atendiendo, saber qué prestaciones son compatibles con el empleo y cuáles no.

Por otra parte, como prospector laboral:

  • Tienes que conocer las necesidades del mercado y del territorio (un pequeño ejemplo que creo que ayudará a entenderlo: en el municipio donde trabajaba había muchísimos bares (¿qué raro en España, no?) pero enserio, muchísimos. Con lo cual, un prospector le puede decir al orientador, oye, si tienes camareros/as, cocineros/as, este puede ser un buen sitio, pero, a la vez, era el municipio con la renta por cápita más bajo de toda la comarca, con lo cual, eso te lleva a pensar que por más que tengas al mejor camarero/a o cocinero/a, será difícil de que encuentre trabajo, en esa zona por lo menos).
  • En mi caso en concreto (entidad que atiende al colectivo de personas con CD) tenía que asesorar a empresas respecto a la LGD
  • En caso de gestionar una oferta para una empresa, hacía selección de candidatos/as.
  • Gestión de prácticas (por ejemplo, en el caso anterior de los bares, si el orientador/a considera que a una persona le puede venir bien hacer unas prácticas porqué hace mucho tiempo que está fuera del mercado laboral, el prospector se encarga de hablar con las empresas, acordar tiempo, horario, etc.).
  • Y ya por último, estar al día de TODO lo que tiene que ver con la ocupación, por ejemplo, cuando nos confinaron a todos (Marzo 2020) había una gran demanda de auxiliares de geriatría y limpieza. Así mismo, se dieron una serie de ayudas a las empresas para intentar proteger los puestos de trabajo. Yo les comunicaba a las empresas toda esta información.

LUCÍA: Álex, voy a dar un giro inesperado a la conversación porque, ya sabes que soy una amante de la pedagogía hospitalaria y algún pajarito (y tú mismo jajaja) me ha chivado que trabajaste en hospital. Pero cuéntame, ¿qué papel desempeñaste y cómo accediste a él?

ÀLEX: En Catalunya, sacándote el máster de psicopedagogía puedes acceder a las listas de educación de ensenyament en la modalidad de orientación educativa.

En estas listas tienes dos manera de poder empezar a trabajar: o bien esperas que te toque (te dan un número y van seleccionando a partir de ahí) o bien, te puedes apuntar a ofertas que se llaman de difícil cobertura. Estas ofertas digamos que son especiales ya que aquí no va por orden numérico, sino que te hacen una entrevista y son de difícil cobertura o bien por la zona, o bien porque se busca un perfil profesional muy específico o bien incluso por las características del servicio.

Yo estaba esperando a que me llamaran de listas pero cada día revisaba estas ofertas para ver si había alguna que me interesara y vi una que era para trabajar en un Hospital de Día para Adolescentes en el cual es un servicio de atención diurno en el que se atendía a adolescentes que tuvieran algún TSM.

Me apunté, hice la entrevista y me seleccionaron. En este caso en concreto, pedían una persona con experiencia mínima de 2 años trabajando con el colectivo de personas con TSM, también un mínimo 2 años trabajando con adolescentes (yo también lo tenía de otras experiencias laborales) y ya por último, con conocimientos del municipio (en este caso yo también lo tenía porque de pequeño viví allí y en la entrevista pude dar muestras de ello). Cómo ves, no es sencillo que una persona pueda reunir estas 3 características y yo tuve la suerte de caer en el lugar perfecto en el momento oportuno.

En cuanto a las funciones:

  • Hacía de psicopedagogo-orientador. Tenía unos 30 alumnos/as de 30 centros diferentes, por lo que me coordinaba con cada centro (y con cada EAP de referencia) y analizábamos conjuntamente la situación de cada alumno/a: qué deberes tenía que hacer, qué exámenes, que asignaturas, qué día iría al instituto, etc.
  • Me encargaba de que aquellos alumnos que perdían clase por estar en el hospital no perdieran el ritmo con respecto a su grupo del instituto, con lo que hacía también tareas de docencia y personalizaba el aprendizaje de cada alumno/a.
  • Así mismo, con los alumnos/as que estaban en 3º/4ºESO o Bachillerato, también hacía orientación académica, les explicaba diferentes caminos que podían seguir, valorábamos opciones, analizábamos pros/contras, y, en algunos casos, también hacía inscripciones a cursos (CFGM por ejemplo, previa autorización de los representantes del/la menor).
  • Buscaba recursos socioeducativos que pudieran atender a aquellos/as jóvenes que no podían seguir su escolarización (es triste, pero lamentablemente, no hay recursos para todo el mundo y mi objetivo era que si el/la alumno/a se quería formar, tuviera alguna opción aunque no fuera dentro de la educación formal).
  • Me reunía con el equipo que estaba formado por enfermero, 2 psicólogos, 1 psiquiatra, 3 educadoras sociales y 1 trabajadora social y les explicaba cómo iba cada alumno dentro del aula. También hacía reuniones con las familias
  • Creación de material (aquí también es verdad que muchos centros me enviaban material para su alumno, pero en aquellos que no les buscaba/creaba adaptaciones).
  • También asesoraba al profesorado respecto a qué adaptaciones podían hacer ellos con un alumno/a en concreto, recomendaba servicios para que este alumno/a fuera atendido
  • Trabajar con el alumno, el equipo y la familia cómo sería la reincorporación al instituto de referencia: afrontar miedos explicarle con quien se vería, en qué asignatura, cuanto rato estaría, etc.
  • Y, ya por último en algunos casos, podía inducir a un profesor/a a poner una nota u otra (realmente esto no era una “función reconocida” pero que a la práctica gracias a la coordinación sí que la hacía). No se trataba de aprobar por aprobar o subir una nota por subirla, pero sí se trataba de que se reconociera el esfuerzo que está haciendo un alumno/a. Piensa que al final yo estaba cada día con ellos y podía valorar el proceso habían llevado mejor que algunos profesores por el simple motivo de pasar más rato con esa persona. Considero que aún hay mucho desconocimiento respecto la salud mental y por desgracia creo que no todos/as las docentes tienen la formación necesaria.

LUCÍA: ¿Cómo fue tu experiencia entonces en el ámbito de la salud mental con adolescentes?

ÀLEX: La verdad es que fue muy muy enriquecedora. Ver como un alumno/a consigue volver al instituto y ver cómo algunos/as, después de todo el esfuerzo que los ha llevado, consiguen aprobar o superar una etapa, ¡es lo más! y realmente es cuando se da valor al trabajo que haces como profesional.

También (al menos a mí me pasaba cuando tenía 12-18 años) cuando entré en el hospital había como una cierta decepción por parte de los chicos/as de decir “joder ya está aquí el profe ya va a empezar a dar la lata” y ver cómo a medida que va pasando el tiempo consigues cambiar esa percepción y que estén motivados/as en estudiar lo que quieren estudiar es muy gratificante.

Así mismo (y ya acabo) yo también soy Educador Social (bueno aún no, pero también me considero ES) y conozco el vínculo que se forma entre un ES y la persona que atiende y la verdad es que ver como un alumno/a me decía “Profe quiero hablar contigo de esto” era cuando veía que realmente mi trabajo había llegado a esa persona.

LUCÍA: Ambos sabemos que la sociedad, aunque hemos avanzado mucho, es de todo menos inclusiva, ¿qué problemas dirías tú que presentaban a nivel social los adolescentes que estaban en el hospital? ¿Alguna vez ellos te los expresaron?

ÀLEX: A ver, bajo mi punto de vista hay muchísimo desconocimiento en la sociedad respecto a la salud mental y como tú dices, no es ni inclusiva ni tolerante con la diferencia. Muchos/as alumnos eran los “locos/as” que van a ese sitio, o los tontos/as que van a ese recurso.

En muchos casos, había habido bullying y en muchos casos tenían una muy baja autoestima. Imagínate, un chico/a que ha tenido una muy mala experiencia, de repente se encuentra con otros compañeros/as que han pasado situaciones similares, se sienten identificados y empiezan a crear vínculos nuevos y de repente les dices “oye que tienes que volver a ese sitio”, la verdad es que es duro.

Aunque en el hospital donde trabajé había de todo (diferentes alumnos/as con diferentes diagnósticos y necesidades), podría decir que a nivel social a muchos chicos/as les faltaban herramientas para saber relacionarse con los demás. Otros simplemente no había un recurso educativo específico para él o ella que pudiera atender 100% las necesidades que tenía o, si existía, no había plazas.

En cuanto a si me lo expresaron o no, te diré que no todos. Piensa que el chico/a cuando ingresa pasa por diferentes profesionales y en muchos casos repite una misma historia que es traumática para él/ella. Yo personalmente no les preguntaba porque para hacer mi trabajo no lo necesitaba ya que yo me centraba en la parte académica y de orientación (obviamente, después de las reuniones de equipo, el equipo me lo transmitía pero no necesitaba que fuera la misma persona que tuviera que repetir de nuevo su historia). Por el contrario, si decía confiar en mí y contármelo lo hablábamos sin problema. No fueron muchos/as, pero aquellos/as que si decidieron explicarme qué les pasaba lo ha acostumbraban a hacer cuando planificábamos la vuelta al instituto.

LUCÍA: ¿Cómo solías trabajar con ellos?

ÀLEX: Por lo general, te diría que tenía tres objetivos:

  • Buscaba cosas muy muy dinámicas y centrarme en sus intereses. Mi principal objetivo era que no vieran la educación como un “rollo” sino como algo estimulante y, en la medida de lo posible, que se quedaran con ganas de más.
  • Después, también como he comentado antes, buscaba hacer grupos muy muy pequeños 3-4 alumnos máximo (también por motivos COVID) con lo cual podía personalizar mucho la atención que les daba , me permitía crear vínculos entre ellos y que vieran que el ambiente en una clase no tiene porqué ser el que habían vivido anteriormente.
  • Finalmente, dentro de estos grupos, buscaba que hubiera “referentes” es decir, si un compañero/a te puede explicar algo de castellano, mates o inglés, ¿por qué voy a hacerlo yo? Es que además, en muchos casos ni siquiera eran conscientes de que algo que entendían con total naturalidad había compañeros/as que les costaba un mundo. Trabajar la autorepresentación y la motivación era clave para hacerles ver que tienen cosas positivas y que las pueden explicar a los demás. Sí que es verdad que quizá yo matizaba algunas cosas, pero tanto para ellos como para el grupo considero que fue muy sano darse cuenta de que tienen cosas que aportar a los demás.

LUCÍA: ¿Cuál ha sido el mayor de tus los logros conseguido en este terreno?

ÀLEX: Pues te diría, que el mayor logro fue que todos los alumnos quisieran continuar estudiando el curso siguiente (es decir, este nuevo curso que empieza en septiembre). Después, pues me quedo con casos individuales como sería algún chico/a que volvió a ir unas horas al instituto o un alumno que sufrió lo indecible para finalmente poderse sacar la ESO.

LUCÍA: Vale, ahora pongámonos modo pedagogos resentidos, ¿crees que nuestra profesión está infravalorada? ¿Porqué?

ÀLEX: La verdad es que tenía muchas ganas de llegar a esta pregunta y creo que me voy a quedar a gusto.

Considero que hay muchísimas causas. Unas veces por desconocimiento de nuestra profesión, de saber qué es lo que podemos y no podemos hacer como pedagogas/os. Otras el intrusismo laboral. La pedagogía abarca muchas ciencias y es normal tener dudas de qué le corresponde a un pedagogo/psicólogo/ed. social, etc.

Después, también te diría que es una cuestión estructural. ¿Por qué se busca un pedagogo/a para hacer unas funciones determinadas y después no se le reconoce la categoría en el contrato? Realmente, la persona que vaya a ser contratada va a dar el 200%, sólo que cobrando menos y desprestigiando su profesión. ¿Eso pasa con otras profesiones? ¿doctor/a, ingeniero/a, maestro/a, etc.? Creo que en esto tenemos muchísimo que decir como sociedad y está en la mano de cada uno/a el aceptar o no estas situaciones. Evidentemente, cada uno sabe/conoce cuál es su necesidad/interés, pero en mi opinión, aceptar categorías profesionales para desarrollar el trabajo de otra es una de las grandes causas que lleva a que se infravalore al pedagogo/a.

Finalmente, también te diría que puede ser debido a una sociedad machista y patriarcal. Me explico. Considero que hay profesiones que se han asociado “históricamente” a hombres (la banca, puestos directivos, economía, ¡incluso política (¿para cuándo una presidenta de gobierno? o deportes!) y otras, que se ha asociado “históricamente a mujeres (educación, tener cuidado del otro, etc.). Casualmente, en estas profesiones de “hombres” pocas veces se escuchan palabras como intrusismo laboral, precariedad laboral o se infravaloran. Además, casualmente, en estas profesiones hay pocas mujeres y las que llegan se escuchan términos como el techo de cristal, brecha salarial, etc.

Por el contrario todo lo que no aparece en estas “profesiones de hombres” lo encontramos en las “profesiones de mujeres”. En pedagogía por ejemplo, cuando yo estudié, diría que únicamente éramos 4-5 chicos, ¡de un total de 60 en la promoción!

LUCÍA: ¿Qué crees que ayudaría a dar más visibilidad a la pedagogía?

ÀLEX: Educación, educación y más educación.

Educar en el respeto, la igualdad y la tolerancia. “Educar” a la sociedad, ¿Qué es lo importante? ¿Generar bienes o el bienestar de las personas? “Educar” también a los/as profesionales de la pedagogía. Algunos ejemplos: ¿Todo el mundo que ha estudiado pedagogía sabría decir sin dudar cuales son funciones específicas de un pedagogo/a y cuales las de un psicólogo/a o un educador/a social? En el ámbito educativo, ¿qué diferencias hay entre un pedagogo/a y un psicólogo/a? En el ámbito social, ¿qué diferencias hay entre un pedagogo/a y un ed. social? y ya, por último, en el ámbito laboral ¿qué diferencias hay entre un pedagogo/a y un técnico/a de recursos humanos y relaciones laborales?

Estos son algunos ejemplos de gente que me ha preguntado e incluso en la práctica profesional me ha llevado a debatir con otros compañeros/as. Considero que, si como profesionales de la pedagogía no tenemos claras estas diferencias, es que alguna cosa tampoco estamos haciendo del todo bien nosotros/as.

En este sentido, también diría que una organización de todo el sector. Tenemos muchas salidas laborales, lo cual a veces puede ser una desventaja pero en otras una ventaja. En este caso, juntar a pedagogas/os del sector educativo, social y laboral y que se reclamara unas condiciones laborales justas y reivindicar nuestro papel en la sociedad.

LUCÍA: Oye Álex, y a modo de cotilleo…¿qué planes de futuro laboral tienes? ¿Hay proyectos en mente que nos puedas desvelar?

ÀLEX: Pues como digo, creo que hacen falta muchos cambios y ahora mismo me encuentro en un buen momento tanto personal como profesional. Es por eso que junto con Alba hemos creado el proyecto Orienta360 para poder aportar nuestro granito de arena e intentar hacer las cosas un poquito diferentes. Ahora mismo ya nos dedicamos los dos 100% al proyecto, por lo que espero que de aquí a unos años sea viable y podamos vivir de él haciendo lo que nos gusta y de una manera acorde a nuestros pensamientos.

LUCÍA: Lo bueno de sentarse frente a un profesional como tú, es que da pena acabar las entrevistas porque siempre me quedo corta jajaja. Peeeeero, no nos queda de otra que acabar (por hoy) y dar comienzo al “pececuestionario”, ¡Allá vamos!:

  • Libro que no puede faltar en nuestra biblioteca: Pues a ver, en esta sección me voy a extender un poco (para variar).
    Yo me enamoré del género de literatura juvenil gracias a Harry Potter (como supongo que otras tantas personas de mi quinta) y la verdad es que voy compaginando otras lecturas más “profesionales” con este género. Así que de aquí te diría la saga de “El nombre del viento” de Patrick Rothfuss (del cual estoy esperando el último libro con muchas ganas).
    Después, últimamente, estoy leyendo mucho de emprendimiento y desarrollo personal. Del cual te diré que es un tema que encuentro muy interesante, pero no acabo de encontrar autores que tengan una manera de pensar afín a la mía. De todos modos, intento “alejarme” de los pensamientos del autor y quedarme con el concepto que quiere explicar, por lo que de este género, te diría “La semana laboral de 4 horas” de Tim Ferris.
    Y ya por último, un libro de educación, te diré un clásico que me recomendaron leer en 1º de grado, que es “Sumerhill” de A.S.Neill
  • Película que recomendaríais: Por lo general, me suelen gustar mucho películas basadas en hechos reales, una de mis favoritas es coach carter o unbroken
  • Perfil de redes que recomiendas 100%: La verdad es que hay mucha gente que hace las cosas muy muy bien y creo que si hay algunos conceptos que a mí me describan serían Pedagogía, diversidad, orientación y sector social.
    Por ejemplo si quieres saber más de pedagogía, sin duda Noe de @espurnes.pedagogiques, si quieres saber de diversidad, el tuyo. De orientación laboral, me encanta como explica María de @orientaconpedagogía. Finalmente, para todo lo que tiene que ver con el ámbito social te diré Álvaro de @trabeduca.social
  • Un referente: Referentes como tal la verdad es que no tengo, pero a nivel profesional, si dijeras que a quién me gustaría parecerme diría a Nerea de Pedagoque.
    No por el ámbito al que se dedica (que también me parece interesante) sino porque me parece admirable que alguien (en este caso pedagoga) pueda vivir de lo que le gusta y llegar a tanta gente como llega ella. Desde luego, en unos años me gustaría poder compararme a ella aunque en otro sector profesional como sería la orientación académico-laboral.
  • Blog o web que nos aconsejas: Quizá un poco como en el caso anterior, no tengo un blog o web que sea referente. Por lo general, cuando hay algo que me interesa busco mucha información y no me quedo solo con un único punto de vista. Para intentar aportar algo a los lectores, si que diré que a nivel profesional, miraba muchísimo la web de la Generalitat de Catalunya (serviría la web de cualquier gobierno autonómico) ya que hay muchísima información (tanto de ocupación como de educación) y la web del ayuntamiento de tu municipio que al final es la que más de cerca te toca.

Álex, infinitas gracias por tu disposición y por estar a pie de cañón siempre. Ojalá que todo tu trabajo se vea recompensado con creces y que hoy la gente aprenda mucho de tu mano, o al menos la mitad de lo que yo suelo hacerlo en cada una de nuestras charlas.

¡Un abrazo enorme y ojalá poder reunirnos pronto!

ÀLEX: ¡A ti por todo Lucía! ¡Ha sido un placer!

cálculo

¿Me ayudas a poner la lavadora?

¡Hola a todos, pececitos!

Hoy vengo con un material super chulo para trabajar las mates, y es esta súper lavadora:

Este súper material ha sido creado a partir de una cajita que me llegó hace un tiempo con un regalito. Fue verla y que mi imaginación viera una lavadora 🤭 (no sé si fue creatividad o un aviso de que me hago mayor).

La cosa es que ese mismo día tuve que ponerme a crear y fabriqué mi lavadora de cálculo para practicar las sumas y restas con los más pequeños de una manera divertida.

Lo bueno es que en el momento centrifugar se lo pasan pipa esperando a ver cuántas prendas sacan (se pueden contar antes, pero perdería la gracia🤣).

Además, este pequeño gesto con el material, no sólo les enseña cálculo, también engloba el trabajo de:

  • Normas de turnos.
  • Atención y memoria.
  • Les incita a ayudar en casa con las tareas del hogar y favorece la autonomía.

¿Cómo trabajamos con él?

Pues tenemos 46 fichas disponibles divididas en dos grupos: unas que representan la prenda con el número que debemos coger de las mismas; otras que representan el color de la prenda con el número que debemos coger de estas.

Hay tres variantes de juego: hacer la colada solo con las fichas de prenda; hacer la colada solo con las fichas de colores; o hacer la colada mezclada (prendas y colores). Una vez decidido esto, cogemos los botones de suma y resta y decidimos cuál vamos a usar en la partida. Lo normal es que usemos las sumas siempre cuando trabajemos con color o con prenda y las restas cuando tengamos todo mezclado, para que no haya confusiones (si nos toca restar una falda y dentro solo tienen pantalones, les puede llevar a confusión).

Ahora, ponemos el montón boca abajo y cogemos dos fichas (primero una y luego otra) para buscar aquello que nos ha tocado para poder meterlo en la lavadora. Por ejemplo: tenemos una ficha con un jersey que marca el tres, por lo que buscamos tres jerséis y los metemos en la lavadora; a continuación tenemos una ficha con una falda que marca el 1, por lo que metemos una falda en la lavadora.

¿Cuál es el siguiente paso? ¡CENTRIFUGAAAAAAAAAAAAAR! Movemos la lavadora como si fuese una coctelera y una vez que paramos, abrimos la puerta y sacamos las prendas para ver cuántas tenemos.

¿A que ha sido divertido? ¡Pues os invito a crear y jugar!

Espero que les haya gustado mucho el material, estaré atenta a opiniones y valoraciones.

Abrazo gigante,

Lucía Hdez Maíllo.