ciberacoso y bullying

Al otro lado de la pantalla

¡Buenos días y feliz lunes, pececitos!

¿nos hemos levantado con ganas de aprender? Yo desde luego sí.

Hoy empiezo la semana con ganas de enfrentar  un tema delicado y muy importante para mí: el bullying y el ciberacoso.

Antes de empezar, ¿sabéis qué son el bullying y el ciberacoso?

El bullying o acoso escolar, fue definido por Dan Olweus (1983) como una conducta de persecución física y/o psicológica que ejerce un alumno u alumnos contra otro de manera repetida e intencionada y que provoca en el alumno atacado estados de ansiedad, baja autoestima, cuadros de depresión… lo que a su vez deriva en dificultades a la hora de integrarse socialmente y/o tener un desarrollo normal en sus niveles educativos.

El ciberacoso o ciberbullying, por su parte, dicho de manera directa y fácil de entender, es llevar el bullying o acoso escolar a través de la pantalla, es decir, es ejercer sobre otra persona ataques repentinos e intencionados a través de las tecnologías de la información y de la comunicación (Smith et al., 2008).

Como todos sabemos, nos encontramos inmersos en la era de las tecnologías, y nuestros niños nacen con una tablet debajo del brazo y no con un pan como antiguamente decían.

Vivimos en una sociedad en la que ya no te regalan una bicicleta el día de tu comunión, sino un iPhone; ni una Barbie por tu cumpleaños, sino un iPad.

Desde pequeños, los niños se ven inmersos en las tecnologías, y los adultos no podemos suficientes límites a su uso. Porque algo tenemos que entender: si las tecnologías son bien usadas, tenemos muchas garantías de que nuestros hijos o alumnos puedan aprender a través de ellas, pero ¿qué ocurre cuando no podemos límites a lo que hacen a través de ellas?.

Por desgracia, en la actualidad, los casos de ciberacoso están azotando cada rincón de las escuelas y, muchos de los profesores y padres no saben cómo afrontarlo.

En mi opinión, como siempre, la formación a padres, profesores y alumnos sobre el tema es muy importante. El error está en que esa formación sea dada tan solo de manera teórica como si de una misa se tratara. NO. Eso es un ERROR.

Obviamente es importante dar unas nociones teóricas sobre qué es, cómo se da o cómo se puede detectar, eso está claro, pero, bajo mi punto de vista, es muy muy importante ofrecer buenos recursos para trabajar el tema, y, por consiguiente, adaptar esos recursos dependiendo del colectivo al que vayas a ofrecer la formación, porque no es lo mismo cómo vamos a enfocar el tema con los padres a cómo debemos enfocarlo con los alumnos. Tampoco es lo mismo trabajar con alumnos de 1º de primaria que trabajar con alumnos de 1º de la Eso.

Para mí, el tema que venimos tratando en este post es muy importante, porque solemos asociar que los alumnos que tienen necesidades educativas especiales son tan solo aquellos que tienen una discapacidad o enfermedad que les limita, pero no: alumnos con necesidades educativos especiales son todos aquellos que están pasando por un proceso que les limita a la hora de tener un desarrollo educativo adecuado, ya sea por una discapacidad, una enfermedad, una situación parental, o una situación social.

Por ello, os animo a trabajar el tema desde un listado de recursos que os aconsejo a continuación:

  • Blog: “Laura Borao”.  El Blog de Laura Borao me enganchó desde que lo descubrí. Me parece una forma muy buena de trabajar con los padres el tema del bullying y ciberacoso porque a través de los relatos que va subiendo Laura, podemos descubrir e identificar a nuestros hijos y sus comportamientos, lo que nos permitirá detectar qué tipo de hijo tenemos y cómo actuar con ellos. https://www.lauraborao.com/blog.html
  • Cortometraje premiado en el primer concurso de violencia escolar:  “Bullying”. Se llevó a cabo en el colegio Santa Teresa de Calahorra por alumnos de 1º de la ESO y creo que el hecho de crearse por alumnos, ayudará tanto a padres como a otros alumnos a concienciarse sobre el tema de manera más cercana https://www.youtube.com/watch?v=Mp-8gRAWWqI y http://stop-bullying.ml/
  • Libro: “21 relatos contra el acoso escolar”. De: Cesar Mallorquí (2008). Recomendado para trabajar en la etapa escolar correspondiente a la ESO. Aunque pueden adaptarse las tareas para trabajar con los padres y ayudarles a tomar conciencia sobre el asunto. En la Casa del Libro y Amazon podéis haceros con un ejemplar.
  • Libro: “Nadie se ríe de nadie”. De: Adela Martín López. Lo recomiendo 100% para trabajar con los alumnos. Sobre esta historia dedicaré un post más adelante de trabajos que podemos hacer con ella, pero si queréis haceros con uno de sus libros, ¡podéis adquirirlo en Amazon!
  • Método Monité: aprendemos a través del juego  valores como el respeto, la empatía, la resolución de conflictos, etc. Recomiendo trabajarlo con los alumnos a través de las guías pedagógicas que aporta. https://monite.org/metodo-monite/
  • Película “Cobardes”, del director José Corbacho. Crear debates con los alumnos sobre esta película saldrá solo, y pueden hacerse interesantes actividades grupales en las que elaboren medidas que puedan ponerse en práctica contra el acoso escolar.
  • Guía “Ciberbullying” para padres y personal docente de Parry Aftab. Para introducirse en sus definiciones y trabajar el término desde la profesionalidad de Parry Aftab.
  • Aplicación móvil: “Basta de Bullying”. Recomendado para trabajar con los alumnos. A través de esta aplicación aprenderemos más sobre el concepto de bullying y conoceremos a través de una serie de situaciones, maneras de abordar y detectar casos que se dan a nuestro alrededor.
  • Página web “tú decides en internet”. Recursos como guías, juegos, buenas prácticas, etc. Para trabajar con profesores, padres o alumnos. ¡Muy muy buena para aprender sobre la protección de datos y los derechos que tenemos! http://tudecideseninternet.es/agpd1/

 

¿Conocéis más recursos? Os animo a compartir con todos otros recursos y a opinar sobre los recomendados.

 

Un saludo,

Lucía Hdez Maíllo.

 

 

Bibliografía:

Olweus, D. (1983). Low school achievement and aggressive behaviour in adolescent boys. En D. Magnusson y V. Allen (Eds.), Human development. An international perspective (pp. 353-365). New York: Academic Press.

Smith, P. K., Mahdavi, J., Carvalho, M., Fisher, S., Russell, S. y Tippett, N. (2008). Cyberbullying: Its nature and impact in secondary school pupils. Journal of Child Psychology and Psychiatry and Allied Disciplines, 49(4), 376-385.

 

Becas y ayudas·necesidades educativas

Becas y otros quebraderos de cabeza

¡Buenas tardes, pececitos!

Creo que todos (o muchos) hemos pasado por los quebraderos de cabeza de las ayudas educativas, o becas, como comúnmente las conocemos.

En mi caso, toda la vida he dependido de esas ayudas, y toda la vida he tenido que estar pendiente a mil publicaciones del BOE, del Ministerio, de los centros educativos, etc., para enterarme de cuándo se iniciaban y acababan los plazos de solicitud, y todo porque nadie se dignaba a avisarnos de ese tipo de cosas.

En este post, quiero intentar ser esa parte que se preocupa de que todos los niños tengan la oportunidad de estudiar con los materiales y recursos necesarios.

Por ello, os hago llegar la noticia de que aquellos que tengan hijos/as con necesidades específicas de apoyo educativo en los centros escolares de España, pueden, hasta el 27 de Septiembre, solicitar una ayuda ALTERNATIVA a la del MEC, y digo alternativa, porque solo una de ellas puede ser concedida.

Esta ayuda va dirigida a:

– Alumnos con necesidades específicas de apoyo educativo derivadas de una discapacidad o trastorno grave de conducta (incluidos aquellos alumnos con TDAH).

– Alumnos con necesidad específica de apoyo educativo asociada a altas capacidades.

Entre los requisitos se encuentran, que el alumno tenga los dos años de edad cumplidos hasta el 31 de diciembre de 2017; que estén cursando estudios de Infantil, Primaria, ESO, Bachillerato, grados medios o superiores de FP, enseñanzas artísticas…; que estén escolarizados en centros específicos u ordinarios.

Toda la información sobre la convocatoria se encuentra en http://www.mecd.gob.es/servicios-al-ciudadano-mecd/catalogo/general/educación/050140/ficha/050140-2018.html , que también podéis buscar en la red metiendo “Sede Electrónica, Ministerio de Educación”.

¿Conocéis más tipos de ayudas para alumnos con necesidades educativas?

Os animo a compartir páginas y noticias sobre diferentes ayudas, y si quieren compartir sobre otros países para comparar ¡bienvenido sea todo!

 

Un saludo y espero haber servido de ayuda,

 

Lucía Hdez Maíllo.

Discalculia

La “Dislexia numeral”

¡Buenas tardes, pececitos, volvemos a la carga!

Teniendo en cuenta que son varias las personas que me reclamaban alguna entrada referida a la discalculia, creo que lo mínimo que puedo hacer para cubrir su intriga es dedicarles este post.

Para que todos nos entendamos, la discalculia es, como algunos autores dirían: la dislexia de los números. Aquella persona que tiene discalculia, tiene problemas a la hora de procesar la información numérica, tanto del número en sí como de los símbolos de la aritmética (suma, resta, división…).

Cuando nos enfrentamos a un caso de este tipo, nos surgen las dudas de cómo trabajar ante ello, sin darnos cuenta de que, al igual que las letras, los números están en todo lo que realizamos día a día, y eso, es una gran ventaja, porque podemos trabajar con los niños no solo en el aula, sino en sus casas realizando tareas tan cotidianas como poner la mesa y hacer la compra.

Os estaréis preguntando qué tiene que ver poner la mesa con la discalculia, pero como anteriormente he indicado, el niño que tiene discalculia tiene problemas para entender la aritmética, y el hecho de poner la mesa nos desglosa este apartado. Por ejemplo: cuando pides a tu hijo ayudarte a poner la mesa y le entregas los cubiertos, lo primero que hará para saber cómo repartirlos es contar cuántos comerán en la mesa (suma). Después, empezará a repartir los cubiertos (divide), y, finalmente, si le hemos dado alguno de menos, tendrá que pedir lo que le haga falta (resta). Sencillo, ¿verdad?

En mi caso, cuando pongo en marcha fichas de tareas, siempre me ha gustado relacionar las actividades de la vida cotidiana o los gustos de los propios niños con las actividades que realizo como fomento de la motivación.

Para este tipo de problema, la ficha que cree fue la siguiente:

IMG_0795

Al igual que las palabras, los números tienen su descomposición, y esta ficha sirve precisamente para trabajar eso.

Lo suyo es que esta ficha esté impresa, y a ser posible plastificada, pero debido a unos fallos no puedo adjuntar la original.

¿Cómo podemos emplear la ficha?

  • En el recuadro de la parte superior, ponemos el número que queremos trabajar, y en la segunda fila los objetos, personas, animales… que queráis utilizar para la tarea. Por ejemplo, yo suelo trabajar con el hipotético caso de que mandamos al niño a hacer la compra, por lo que en la segunda fila pongo las frutas que tiene que comprar.
  • En las filas en la que encontramos “opción 1”, “opción 2” y “opción 3”, desglosamos el número del recuadro superior. Es decir, realizamos todas las opciones que tenemos de sumar las frutas que queramos hasta tener el número indicado en el recuadro. Por ejemplo: si tengo 5 frutas que comprar, y en la segunda fila me aparecen manzanas, peras y plátanos, tengo que hacer 3 sumas entre las múltiples posibilidades para mezclar las frutas hasta tener las 5 piezas (1 manzana+ 3 peras+ 1 plátano; 4 manzanas+ 1 pera+ 0 plátanos; 2 manzanas+1 pera+2 plátanos…).

Podéis fijaros en el ejemplo para entenderlo mejor:

IMG_0796

¡Es muy simple! Además, si lo hacéis en una cartulina y los números, signos y objetos van con velcro el manejo será mejor, la tarea podrá ser más variada y menos repetitiva y las confusiones se podrán corregir de manera más rápida y efectiva, sin tener que borrar o emplear colores que pueda asociar de forma negativa, como el rojo, que siempre que aparece en una prueba lo asociamos a que algo está mal.

Os animo a que probéis la ficha para trabajar en clase, pero también os animo a que investiguéis otras formas de abordar el problema. Hay juegos como el dominó que resultan también muy prácticos, y juegos de cartas como el siete y medio que permiten agilizar los procesos mentales numéricos.

¡Espero recibir vuestras opiniones, consejos y respuestas muy pronto!

 

Un saludo,

 

Lucía Hdez Maíllo.

Dislexia·necesidades educativas

Día Mundial de la Dislexia

¡Buenas tardes, pececitos! ¿Cómo están?

En el post de hoy, con motivo del Día Mundial de la Dislexia, conoceremos de cerca este trastorno del aprendizaje.

Cuando hablamos de que un niño tiene dislexia, nos referimos a que este niño presenta dificultades y problemas a la hora de percibir las letras, así como también las presenta al codificar y procesar la información escrita.

El hecho de que un niño tenga dislexia y esta no sea detectada ni tratada de la manera correcta y a tiempo, supone la posibilidad de acarrear un importante retraso educativo.

Por mi parte, a la hora de tratar este trastorno del aprendizaje, recurro en la mayor parte de las veces a la práctica de tareas de composición silábica y deletreo, ya sea en fichas en las que el niño escriba o fichas que se compongan por letras y sílabas que haya que juntar.

Suelo apostar, casi siempre, por el juego, ya que creo que es la forma más sencilla de aprender y, además, la que más se acerca a su realidad.

Por ello mismo cree el juego “piramidal” en el que, a través de una ficha compuesta por una imagen que se sitúa en la cúspide de la pirámide, el niño debe pegar en el escalón más alto la palabra completa; en el segundo, las sílabas que componen esa palabra; y en el tercero, las letras. De esta manera, no solo trabajamos la asociación imagen-palabra sino que trabajamos a su vez la descomposición silábica y la descomposición en letras.

A continuación, pueden ver un ejemplo de ficha elaborado por mi:

20171108_163725

¿Qué opináis del trabajo a través de estas fichas? ¿Creéis que es útil realmente para afrontar la dislexia? ¿Cómo más podemos trabajar este trastorno?

¡Espero vuestras respuestas, opiniones y consejos!

Un saludo,

Lucía Hdez Maíllo.