Comunicación·Discapacidad·TIC educación inclusiva

10 COSAS SOBRE MI

¡Hola holaaa, pececitos! ¿cómo va todo?

La pecera de la diversidad está celebrando su primer cumpleaños y, por eso, hoy vengo con un nuevo recurso creado por mi.

El inicio de curso, como el comienzo de cualquier cosa, me parece el mejor momento para conocer a nuestros alumnos/usuarios si lo que queremos realmente es ofrecerles una atención individualizada basada en las necesidades de cada uno de ellos. Para ello, he dado vida a este recurso al que he llamado “10 cosas sobre mi”.

con logo todos.jpg

Basándome en los emojis del WhatsApp, ya que sabemos que la tecnología está a la orden del día, desde los más pequeños hasta los más grandes y teniendo en cuenta las diferentes edades en las que se pueden encontrar nuestros usuarios, de ahí que os pueda chocar que mezcle una película como “novia a la fuga” con una como “el rey león”.

pelicula logo.jpg

  • Los alumnos/usuarios escucharán la pregunta que viene en la ficha y además la visualizarán para relacionar los iconos con los verbos o sujetos que le corresponde. Después ellos señalarán la respuesta que crean correcta entre los iconos reflejados.
  • Mi idea es que estas fichas reflejen las diferentes posibilidades que tenemos de crear preguntas a través de iconos, con el objetivo de llegar a todos, incluso a aquellos que no posean lectoescritura.

    Yo he creado tan solo 10 fichas, una por pregunta, pero hay miles de formas de preguntas por hacer para acercarse a un alumno/usuario.

    me gusta no me gusta logotrabajo con logo

    En mi caso, he evitado temas como el fútbol o la religión, pero creo que estas fichas se pueden adaptar a cada asignatura con preguntas sobre la misma que puedan ayudar a conocer al alumno/usuario y sus preferencias para poder adaptar nuestro material.

    No están aún plastificadas por que falta algún detalle por retocar, ¡pero pronto estarán 100% listas!

    ¿Alguien ha trabajado ya con este tipo de fichas? ¿Qué os ha parecido la idea?

    Espero vuestras opiniones y vuestros consejos y os leo con atención,

    un saludo,

    Lucía Hdez Maíllo.

    Discalculia

    La “Dislexia numeral”

    ¡Buenas tardes, pececitos, volvemos a la carga!

    Teniendo en cuenta que son varias las personas que me reclamaban alguna entrada referida a la discalculia, creo que lo mínimo que puedo hacer para cubrir su intriga es dedicarles este post.

    Para que todos nos entendamos, la discalculia es, como algunos autores dirían: la dislexia de los números. Aquella persona que tiene discalculia, tiene problemas a la hora de procesar la información numérica, tanto del número en sí como de los símbolos de la aritmética (suma, resta, división…).

    Cuando nos enfrentamos a un caso de este tipo, nos surgen las dudas de cómo trabajar ante ello, sin darnos cuenta de que, al igual que las letras, los números están en todo lo que realizamos día a día, y eso, es una gran ventaja, porque podemos trabajar con los niños no solo en el aula, sino en sus casas realizando tareas tan cotidianas como poner la mesa y hacer la compra.

    Os estaréis preguntando qué tiene que ver poner la mesa con la discalculia, pero como anteriormente he indicado, el niño que tiene discalculia tiene problemas para entender la aritmética, y el hecho de poner la mesa nos desglosa este apartado. Por ejemplo: cuando pides a tu hijo ayudarte a poner la mesa y le entregas los cubiertos, lo primero que hará para saber cómo repartirlos es contar cuántos comerán en la mesa (suma). Después, empezará a repartir los cubiertos (divide), y, finalmente, si le hemos dado alguno de menos, tendrá que pedir lo que le haga falta (resta). Sencillo, ¿verdad?

    En mi caso, cuando pongo en marcha fichas de tareas, siempre me ha gustado relacionar las actividades de la vida cotidiana o los gustos de los propios niños con las actividades que realizo como fomento de la motivación.

    Para este tipo de problema, la ficha que cree fue la siguiente:

    IMG_0795

    Al igual que las palabras, los números tienen su descomposición, y esta ficha sirve precisamente para trabajar eso.

    Lo suyo es que esta ficha esté impresa, y a ser posible plastificada, pero debido a unos fallos no puedo adjuntar la original.

    ¿Cómo podemos emplear la ficha?

    • En el recuadro de la parte superior, ponemos el número que queremos trabajar, y en la segunda fila los objetos, personas, animales… que queráis utilizar para la tarea. Por ejemplo, yo suelo trabajar con el hipotético caso de que mandamos al niño a hacer la compra, por lo que en la segunda fila pongo las frutas que tiene que comprar.
    • En las filas en la que encontramos “opción 1”, “opción 2” y “opción 3”, desglosamos el número del recuadro superior. Es decir, realizamos todas las opciones que tenemos de sumar las frutas que queramos hasta tener el número indicado en el recuadro. Por ejemplo: si tengo 5 frutas que comprar, y en la segunda fila me aparecen manzanas, peras y plátanos, tengo que hacer 3 sumas entre las múltiples posibilidades para mezclar las frutas hasta tener las 5 piezas (1 manzana+ 3 peras+ 1 plátano; 4 manzanas+ 1 pera+ 0 plátanos; 2 manzanas+1 pera+2 plátanos…).

    Podéis fijaros en el ejemplo para entenderlo mejor:

    IMG_0796

    ¡Es muy simple! Además, si lo hacéis en una cartulina y los números, signos y objetos van con velcro el manejo será mejor, la tarea podrá ser más variada y menos repetitiva y las confusiones se podrán corregir de manera más rápida y efectiva, sin tener que borrar o emplear colores que pueda asociar de forma negativa, como el rojo, que siempre que aparece en una prueba lo asociamos a que algo está mal.

    Os animo a que probéis la ficha para trabajar en clase, pero también os animo a que investiguéis otras formas de abordar el problema. Hay juegos como el dominó que resultan también muy prácticos, y juegos de cartas como el siete y medio que permiten agilizar los procesos mentales numéricos.

    ¡Espero recibir vuestras opiniones, consejos y respuestas muy pronto!

     

    Un saludo,

     

    Lucía Hdez Maíllo.

    Dislexia·necesidades educativas

    Día Mundial de la Dislexia

    ¡Buenas tardes, pececitos! ¿Cómo están?

    En el post de hoy, con motivo del Día Mundial de la Dislexia, conoceremos de cerca este trastorno del aprendizaje.

    Cuando hablamos de que un niño tiene dislexia, nos referimos a que este niño presenta dificultades y problemas a la hora de percibir las letras, así como también las presenta al codificar y procesar la información escrita.

    El hecho de que un niño tenga dislexia y esta no sea detectada ni tratada de la manera correcta y a tiempo, supone la posibilidad de acarrear un importante retraso educativo.

    Por mi parte, a la hora de tratar este trastorno del aprendizaje, recurro en la mayor parte de las veces a la práctica de tareas de composición silábica y deletreo, ya sea en fichas en las que el niño escriba o fichas que se compongan por letras y sílabas que haya que juntar.

    Suelo apostar, casi siempre, por el juego, ya que creo que es la forma más sencilla de aprender y, además, la que más se acerca a su realidad.

    Por ello mismo cree el juego “piramidal” en el que, a través de una ficha compuesta por una imagen que se sitúa en la cúspide de la pirámide, el niño debe pegar en el escalón más alto la palabra completa; en el segundo, las sílabas que componen esa palabra; y en el tercero, las letras. De esta manera, no solo trabajamos la asociación imagen-palabra sino que trabajamos a su vez la descomposición silábica y la descomposición en letras.

    A continuación, pueden ver un ejemplo de ficha elaborado por mi:

    20171108_163725

    ¿Qué opináis del trabajo a través de estas fichas? ¿Creéis que es útil realmente para afrontar la dislexia? ¿Cómo más podemos trabajar este trastorno?

    ¡Espero vuestras respuestas, opiniones y consejos!

    Un saludo,

    Lucía Hdez Maíllo.

     

    Discapacidad

    El pan de cada día

    ¡Buenos días, pececitos!

    Esta mañana me levanté pensando en el día: qué hacer, qué ponerme de ropa, si desayunar primero o vestirme… y de pronto me di cuenta que al fin y al cabo, todos pensamos en lo mismo, aunque a veces los madrugones nos provoquen hacer las cosas de forma mecánica y sin un orden preciso. La diferencia está cuando la persona que se levanta tiene una diversidad funcional y precisa de unas pautas que le indiquen qué tiene que hacer, o qué necesita para hacerlo.

    Y entonces, yo que soy una “culo inquieto” como bien dicen quienes me conocen, decidí ponerme manos a la obra y crear una ficha de pautas. Pero no una ficha de pautas cualquiera, sino una ficha de figuras que puedan manejarse a nuestro antojo y que no sean difíciles de realizar, para que así, cualquiera que me lea y decida hacer lo mismo, no tenga problema ninguno.

    Con una caja de cereales he creado la ficha principal donde se pegarán las figuras que necesitemos, dependiendo de lo que se nos demande, y con  hojas de goma eva he creado las figuras. Para pegar las figuras a la ficha, he usado velcro de pega, y así podremos cambiarlas siempre que queramos sin necesidad de hacer muchas fichas, ¡con tan solo una podremos trabajar mil cosas!

    20170913_103606

    Las personas con diversidad funcional necesitan pautas claras, sencillas, y cuanto más manipulable sea la ficha mejor.

    En mi caso, me he planteado las situaciones de: “un día de lluvia”, “mi botiquín” y “nos lavamos los dientes”. “Un día de lluvia” porque se acercan tiempos de cambio y la ropa es algo que deben controlar. Muchas personas no tienen la misma sensibilidad que nosotros en la piel y pueden ser tanto propensos a quemaduras por no notar el calor en su cuerpo como a neumonías por no notar el frío; “mi botiquín”, porque algunas de estas personas necesitan  atención, se muerden mucho los dedos o se arrascan excesivamente los brazos, las piernas, la cara, entre otras cosas; y “nos lavamos los dientes” porque es una situación diaria que cuanto antes mecanicemos mejor. Ustedes pueden probar a hacer fichas sobre “nos duchamos”, “desayunamos”, “vamos a comprar”…. ¡hay cientos de situaciones para plantear!

    20170913_103547

    20170913_103654

    Intenten siempre empezar con pautas muy sencillas, fichas de cuatro figuras, por ejemplo, porque si ponen fichas de diez elementos las órdenes son más complejas y podemos conseguir que la persona se bloquee. Lo que queremos es que se habitúen a las cosas necesarias al principio y, una vez que lo hayan ido asimilando, id metiendo más elementos.

    Hay que diferenciar si las personas con las que trabajamos son niños o adultos, porque muchas veces se tiende a tratar a las personas con diversidad funcional adultas como niños ¡y no señores, no son niños, SI SON ADULTOS SON ADULTOS!, por lo tanto, una cosa es que hagan las fichas de figuras sencillas y otras que le pongan como pauta recoger los juguetes o cojo la mochila para ir al cole….

    Y dicho esto….¡Ánimo y a por todas, seguro que creáis cosas maravillosas!

    Un cordial saludo,

    Lucía Hdez Maíllo.