cálculo

Aprendemos cantidades

¡Hola, pececitos! ¿Qué tal ha comenzado el martes?

Hace poco más de un mes los pequeños a los que doy apoyo comenzaron a trabajar en el colegio las cantidades, y como hay cosas que se le atragantan porque no entienden realmente el porqué, decidí crear el siguiente material:

¿De qué consta y cómo podemos trabajar con él?

Como veis en imagen, el material tiene diferentes recursos incluidos. Cada uno de ellos tiene su objetivo:

  • El primero de ellos, situado arriba en la primera imagen, ofrece en un vistazo el orden, de ascendente a descendente, de las cantidades: capacidad, longitud y masa. Este material se dirige principalmente a aprendernos el orden y asimilar las abreviaturas de cada una de las palabras. Aprendemos, además, que, si calculamos en orden descendente, debemos ir multiplicando por 10, y si calculamos en orden ascendente, debemos ir dividiendo entre 10. Sería el paso 1 del aprendizaje.
  • El segundo recurso, situado abajo en la primera imagen, busca poner en práctica el aprendizaje del orden de cantidades. Para ello, debemos colocar cada ficha de abreviatura en su orden correcto.
  • El tercer y último recurso, que podemos ver en la segunda imagen, cuenta con una serie de tarjetas de problemas para poner en práctica todo lo anteriormente aprendido. Tenemos dos tipos de problemas: uno en el que damos respuesta a una pregunta con cálculo y otro en el que damos respuesta a una pregunta con múltiples respuestas, en la que solo debemos redondear la respuesta correcta en la misma tarjeta. Para hacer los cálculos de cualquier tipo de problema contamos con las tiras de orden que se sitúan en la parte inferior de la segunda imagen, donde la persona/niño con la que trabajamos pueden ir anotando datos y calculando directamente.

Se trata de recursos muy visuales, formulados de manera sencilla y sin posibles distracciones puesto que se presentan los problemas de uno en uno, lo que facilita la concentración y atención.

Uno de los grandes problemas que he detectado del trabajo con los libros de texto tradicionales es precisamente este: se presentan muchos ejercicios por página, y los dibujos de otras tareas pueden llevar a incitar al niño/persona a despistarse con otras tareas e incluso iniciar otras tareas sin acabar las anteriores. De ahí que yo trabaje con materiales aislados que evitan todas estas situaciones.

¿Qué os ha parecido el material?

Un abrazo,

Lucía Hdez Maíllo.

Atención·cálculo·lectoescritura

Practicando la lógica ortográfica

¡Hola, pececitos! ¿Cómo estáis?

Hoy vengo a enseñaros la nueva adaptación de mi cubo de Rubik para trabajar la ortografía:

El cubo de Rubik tiene mil ventajas en la persona que lo trabaja, desde el control de emociones (debemos tener paciencia y calmarnos cuando no nos sale), pasando por el razonamiento lógico (pensar cómo mover unas para conseguir juntar otras) y llegando a trabajar la resolución de problemas.

En mi caso, lo cree para que la persona con la que trabajaba asociase palabras con cada regla ortográfica de una manera más lúdica, puesto que a veces, leer empieza a “aburrirles” y mi fin era evitar que empezase a rechazar la lectura. Por lo que empezamos a manejar este tipo de tareas.

En este caso, una vez adaptado, sumamos entones la asociación de palabra a regla ortográfica. Como veis, todas las imágenes representan una palabra que se escribe con alguna de las letras que más problemas nos dan a la hora de seguir la ortografía (y, ll, b, v…) y cada regla de ortografía se corresponde con un color. Por lo que, en un principio, los niños o personas tratarán de realizar el cubo siguiendo la lógica del color (sitúan el elemento en su espacio correspondiente, por lo que trabajamos inteligencia espacial también), para después ir razonando porqué esa imagen va en ese color. Por supuesto, de manera previa necesitan tener conciencia de las reglas ortográficas.

No es necesario decir, que a su vez estaremos realizando trabajos motrices óculo-manuales (giro) y habilidad matemática (cuántos giros para llegar a X sin que Y se distorsione).

Yo recomiendo su uso a partir de los 8 años, siempre respetando las características de cada personas, por supuesto.

¿Cuántas cosas más creéis que se trabajan con esta adaptación?

Un abrazo,

Lucía Hdez Maíllo.

cálculo·Discalculia

Susi cuenta pecas

¡Bueeeeeenos días, pececitos!

Si Patricio cuenta lunares, nosotros hoy hemos venido a contar pecas con Susi:

“Susi cuenta pecas” es un recurso que, a simple vista, solo sirve para trabajar los números del 1 al 10 bajo el conteo, pero, ¿y si os digo que podemos también trabajar sumas y restas?

Es cierto que la tarea se inicia poniendo cada número en su casilla, dependiendo la cantidad de pecas que tenga Susi, pero, una vez colocados estos, empieza el recurso real.

El material es plastificado, por lo que podemos seguir sumando pecas a cada imagen. Por ejemplo, señalamos la Susi con 5 pecas y preguntamos, “¿y cuántas pecas tendría Susi si le añadiésemos 6?” Con preguntas como esta no solo trabajamos la suma, sino que asociamos el término “añadir” a sumar. Podemos hacer absolutamente lo mismo con la resta.

Otra forma de trabajar es señalar diferentes Susis y decir, “y si Susi de 5 pecas se juntase con Susi de 8 pecas, ¿Cuántas pecas tendría Susi?”. En este caso, estaremos a mayores trabajando la atención y la resolución de problemas.

Si, además, señalamos la Susi de 8 pecas y la Susi de tres pecas, y preguntamos “¿Qué Susi tiene más pecas?”, estaremos trabajando cantidades y mayor y menor.

Pero… ¿y si cogemos la Susi de 10 pecas y le repartimos una a cada Susi? ¿Qué pasaría? ¡Que trabajaríamos la división!

En cuanto a la división, a mi siempre me gusta hacerles entender, que cuando repartimos, no solo estamos dividiendo, sino restando, porque si yo he venido a casa con 10 manzanas, y las reparto, de repente ya no tendré 10, sino menos… y creo que es algo que los niños deben entender también si quieren asociar bien los términos matemáticos.

¿Veis? ¡Siempre podemos sacar el máximo partido a cada recurso!

Un abrazo,

Lucía Hdez Maíllo.

cálculo·Discalculia

Viaje por las seriaciones

¡Bueeeeeenos días, pececitos!

Creo que hoy me he levantado con tantas ganas de viajar que he decidido intentar hacerlo con este material:

A simple vista es un material de lo más básico, y realmente lo es, pero no viene muy muy muy bien para trabajar las series de números, tanto ordinales como cardinales, aunque en imagen se presenten solo los cardinales.

¿Cómo podemos trabajar con él?

Como decía, es una tarea fácil.

Buscamos trabajar principalmente las series numéricas, es decir, las secuencias de números ordenados, y estas pueden ser tanto ascendentes (de menos a más) como descendentes (de más a menos), y centrarse, como antes señalaba, tanto en números ordinales (indican posición) como en cardinales (indican cantidad).

Las series que con estas tarjetas presentamos llevan tres espacios, dependiendo del número con el que iniciemos, trabajaran en ascendente, descendente o ambas. Por ejemplo:

  • Si podemos un 8 en el primer espacio, la serie será ascendente, y la persona con la que trabajemos deberá añadir el 9 y el 10.
  • Si ponemos un 3 en el último espacio, la serie será descendente, y la persona con la que trabajamos tiene que añadir el 2 y el 1.
  • Si ponemos un 20 en el espacio central, la serie será tanto ascendente como descendente, porque la persona debe poner el 19 (más pequeño) y el 21 (más grande).

Lo mismo se daría en el caso de los números ordinales.

Entonces, trabajamos también mayor y menor, ¿no? ¡Efectivamente!

Y, a medida que avanzamos el nivel, podremos trabajar las series pidiendo que los números vayan de dos en dos, por ejemplo, si yo en el centro pongo un 20, deben añadir el 18 y el 22; o de tres en tres, cuatro en cuatro o… ¿Qué tal si trabajamos las multiplicaciones y pedimos que, si ponemos en el centro un 8 (2×4), nos pongan delante el resultado de 2×3 y detrás el resultado de 2×5?

También podemos hacer nosotros una serie, y que ellos adivinen el patrón de la misma, por ejemplo, ponemos un 6, un 8 y dejamos un espacio y deben adivinar que el siguiente es 10 porque hemos ido sumando dos al número anterior.

¡Caben miles de posibilidades!

¿Qué otras cosas trabajamos, además de la conciencia numérica?

Pues algo tan importante como el cálculo mental, la lógica, la resolución de problemas o la atención.

¡Detrás de un “simple” recurso, se accionan miles de mecanismos “complejos”!

¡Buen viaje por las seriaciones, pececitos!

Un abrazo,

Lucía Hdez Maíllo.

Atención·cálculo

¡Cuántos dinosaurios!

¡Hola, hola, pececitos! Otro jueves más que nos pasamos por aquí para añadir a nuestra lista de recursos uno más.

Esta vez queremos presentaros este recurso, sencillo pero muy versátil:

Durante mis apoyos educativos a unx de mis alumxs descubrí que le encantaban los dinosaurios y, yo que intento ajustarme al máximo a sus características e intereses, comencé a crear recursos que llamaran más su atención y nos permitieran trabajar cualquier cosa a la vez que aprendía lo que más le gustaba.

El material que hoy presentamos cuenta con diferentes fichas:

  • Las fichas de “¿Cuál no se repite?”.
  • Las dichas de “¿Cuál se repite?”.
  • Las fichas de “¿Cuántos hay?”.

Gracias a estas fichas podemos trabajar diferentes cosas, por ejemplo:

  • Con las fichas de ¿Cuál no se repite?” y “¿Cuál se repite?”, además de la atención al buscar cuál se repite o cuál no, podemos trabajar el cálculo si pedimos que cuenten cuántos dinosaurios hay verdes, cuántos dinosaurios hay rojos… lo que nos ayuda a trabajar los colores a la par.

También podemos trabajar las características de los dinosaurios como ¿quién tiene cuernos? ¿quién vuela?… o directamente que nos digan ellos las diferencias y similitudes que existen entre ellos.

  • Con las fichas de “¿Cuántos hay?” podemos trabajar el cálculo señalando los dinosaurios que se nos pide en la fila inferior, pero también podemos realizar sumas de todos los dinosaurios verdes, todos los dinosaurios azules…. Y podemos trabajar de la misma forma que trabajábamos con las fichas anteriores: decir características, trabajar adjetivos, colores, formas….

A mayores, con ambas fichas podemos trabajar lectoescritura e ir buscando información de cada uno de los dinosaurios que vienen en las fichas para que puedan escribir los nombres o incluso inventarse un código de escritura y convertir a cada dinosaurio en una letra, ¡Solo hay que dejar la imaginación en marcha!

Espero que os haya gustado mucho el recurso y dejéis la imaginación volar para crear muchos más,

Un abrazo,

Lucía Hdez Maíllo.

cálculo·Discapacidad·necesidades educativas

LA HELADERÍA DE MANUEL

¡Buenos días, pececitos!

Parece que se ha adelantado el verano en La pecera y Manuel, el heladero del pueblo, ha llegado con su carrito lleno de los mejores sabores, en cucurucho, polo, y batido, ¡qué maravilla!

Lo sé, a simple lectura os habéis quedado como… ¿qué dice hoy Lucía? Pero no os preocupéis, que ahora mismo os lo explico todo.

Hace uno años estuve trabajando durante varios cursos con una persona con discapacidad intelectual que necesitaba trabajar el uso monetario para su día a día (actividad avanzada de la vida diaria), y de ahí surgió, además del libro de cuentas mensuales que os publiqué en el blog años atrás, la idea del carrito de los helados.

¿por qué un carrito de helados? Porque era una situación real ajustada a la necesidad, puesto que los gastos en muchos de los casos se dirigían al ocio con los amigos y eso incluía este tipo de cosas.

Cuando trabajo con una persona con discapacidad intelectual, me gusta crear materiales que se ajusten al día a día para que ese aprendizaje sea significativo y puedan aplicarlo después en sus distintas realidades. Porque parece una bobada, pero si en vez de vender helados vendiésemos aviones, es muy probable que esa persona no entendiese la situación, porque nunca la ha vivido y es posible que nunca la vaya a vivir.

¿Cómo funciona la heladería de Manuel?

Pues en el pack de la heladería de Manuel contamos con el carrito, donde se señalan los precios de cada cosa, un montón de fichas de helados y varias fichas de dinero. Yo en este caso las he sacado como material pequeño y plastificado, pero si tenemos la posibilidad, es mejor comprar material más ajustado al real, o realizarlo nosotros mismos en documentos Word (por ejemplo) con un tamaño más real.

Para iniciar el trabajo, el profesional debe dar a la persona las fichas de helados que considere, yo siempre empiezo con una, después con dos,… y así sucesivamente. La persona debe asociar la ficha que le damos con las imágenes del cartel de la heladería donde vemos los precios y, una vez asociado, encontrar las monedas correspondientes para pagar. Iremos trabando los pagos y devoluciones a la par, para ello, además, aconsejo que empecemos nosotros haciendo de heladeros, pero después dejemos que esa persona sea quien realice ese papel (ya hemos sido su modelo primero), porque además de entender lo que nos cobra, podrá reflexionar sobre lo que nos devuelve y desencadenara una serie de habilidades manipulativas/laborales.

Como podéis ver, para poder trabajar con este recurso, es muy importante que previamente hayamos trabajado el concepto monetario con la persona. Que reconozca cada moneda y billete y sepa su valor. Si aún no se ha adquirido, podemos trabajar primero solo con las monedas.

Con este material, por lo tanto, vamos a trabajar:

  • Asociación.
  • Conciencia monetaria.
  • Cálculo y resolución de problemas.
  • Atención.
  • Habilidades de comunicación.
  • Habilidades manipulativas/laborales.
  • Desarrollamos la autonomía.

Debemos tener siempre en cuenta que el ritmo de aprendizaje en una persona con discapacidad intelectual es más pausado, y que incluso en ocasiones podemos observar retrocesos, pero con cariño y calma podemos conseguir muchas cosas.

Este material fue creado especialmente para una persona adulta con discapacidad intelectual, pero puede ser perfectamente útil para trabajar los inicios monetarios en primaria e incluso con niños que presentan necesidades como discalculia, entre otros.

¡Espero que os haya gustado la tarea del día y os animéis a trabajar con ello! ¡Otro día os enseño un nivel más avanzado con los materiales del mercado!

Un abrazo inmenso,

Lucía Hdez Maíllo.

cálculo·Discapacidad

¡Pon el sombrero al pingüino!

¡Muy buenos días y feliz jueves, pececitos!

Hoy os traigo uno de mis materiales favoritos para iniciarnos en las sumas y las restas. Se llama “pon el sombrero al pingüino y resulta muy divertido para los más peques:

¿Qué trabajamos con este material?

Este material nos ayuda a trabajar las sumas y las restas en primaria y con personas con discapacidad intelectual, ya que uno de los mayores problemas que nos encontramos es que se olvidan siempre de las “llevadas”, lo que ocasiona que el proceso de suma o resta sea erróneo.

¿Cómo vamos a trabajar lo anteriormente dicho?

Es muy simple. Nosotros, en la ficha de cuenta que escojamos, debemos poner el botón de sumar (+) o el botón de restar (-) en su sitio. La persona con la que trabajamos debe ir resolviendo la cuenta y, cada vez que se lleve una, debe recordar ponerle el sombrero al pingüino.

Eso sí, yo trabajo en las restas también con llevadas positivas, es decir, le sumo una a la cifra de abajo, pero debemos tener en cuenta que hay personas que trabajan con llevadas negativas, es decir, que le restan una a la cifra de abajo. ¿Por qué resalto esto? Porque mis gorros tan solo están creados para llevadas positivas, por lo que si queremos trabajar en negativas debemos adaptarlo para no confundir a la persona con la que trabajamos.

Creo que este material es imprescindible (ya sea igual o en una variedad similar) porque muchas veces, solo por el hecho de estar en un nivel más adelantado a lo que establece nuestro guion de aprendizaje, y solo por el hecho de querer que todos aprendan al mismo ritmo y de memoria, nos olvidamos de que los ritmos de aprendizaje son muy importantes. Y una cosa quiero aclarar: para mí es igual de válido que un niño o persona me haga una cuenta de memoria a que me la haga anotando las llevadas, lo importante es que aprenda realmente el proceso. ¿O es que acaso ninguno de los adultos que hoy me leéis usáis de vez en cuando aún los dedos para calcular? El método que usemos no es lo que importa, lo que importa es que de verdad comprendamos lo que hacemos.

Un abrazo inmenso,

Lucía Hdez Maíllo.

cálculo·Discalculia

Cuéntame un número

¡Buenos días y feliz martes, pececitos!

Hoy venimos con ganas de CONTAR con un recurso matemático que podréis usar para trabajar muchas cosas. Son las tarjetas de representación a las que hemos llamado “cuéntame un número”.

¿Qué y cómo trabajamos con este material?

Estas tarjetas nos ayudan a asociar número con cantidad y palabra, así como a trabajar el conteo y la atención.

En la parte derecha de la tarjeta, el renglón en blanco está destinado a poner la ficha donde viene escrito el número en palabras, pero, en este caso no he usado velcro porque quería también que pudieran trabajar la escritura y escribir ellos mismos el número en palabra.

Además, podemos ir sumando y restando unas tarjetas con otras.

Cuando acabamos con todas las tarjetas, además, podemos ordenarlas para elaborar una serie numérica, trabajando así también el orden ascendente y descendente.

¿Con quién trabajaría este recurso?
Podemos trabajar este recurso con los peques de primaria, pero además es buen material para trabajar con aquellos que presentan necesidades educativas de ámbito matemáticos, como es el caso del alumnado con discalculia.

Creo que es un material muy interesante y que podemos usar de mil maneras. Espero os haya gustado,

abrazo inmenso,

Lucía Hdez Maíllo.

cálculo·Juegos de mesa

Esperando el postre

Buenos días, pececitos, ¿Cómo se han portado los Reyes Magos este año? ¿y vosotros?  

Este jueves, el primero de año, y aprovechando que aún tenemos tiempo hasta el lunes de disfrutar nuestros nuevos juegos y juguetes, os traemos un juego muy muy divertido que llego a casa estas navidades y al que jugamos con las más pequeñas de la casa. El juego se llama “Sushi GO!”.        



¿Qué trabajamos con este material?

Con este juego trabajamos varias cosas.

Para empezar, trabajamos el cálculo: sumas, restas y multiplicación y en caso de empate también la división.

También trabajamos la atención y estrategia, porque debemos saber a qué juegan los demás para poder saber si podemos ganar) y, como siempre que jugamos, trabajamos los turnos y normas de juego.

Además, podemos sumar el trabajo por colores.  

¿En qué consiste el juego y cómo vamos a trabajar lo anteriormente dicho?  

Se trata de un juego para entre 2 y 5 jugadores, mayores de 8 años.

Dependiendo del número de jugadores se reparten 10 cartas (2 jugadores), 9 cartas (3 jugadores), 8 cartas (4 jugadores) o 7 cartas (5 jugadores).   Una vez repartidas las cartas y colocadas en tu mano, debes elegir solo una con la que quedarte. Esa carta debe permanecer bocabajo y solo puede ser levantada a la vez que el resto de jugadores, sin poder ser cambiada una vez puesta en la mesa.

Cuando has cogido la carta y ya ha sido levantada, pasamos nuestras cartas restantes a la persona que está a nuestra izquierda. Así hasta agotar las cartas. Se repiten tres rondas y en todas ellas debemos ir anotando los puntos que hacemos, para ver quién gana finalmente, que es el objetivo.  

Las cartas con las que jugamos llevan diferentes colores y en todas ellas viene anotado para que sirve y el nombre:  

*Makis, carta roja. Nos sirven para ganar 6 puntos si tenemos más que los demás o 3 si somos el segundo que más tiene. En caso de empate, se reparten los 6 puntos entre los dos ganadores.
*Tempura, carta morada. Si conseguimos la pareja de cartas sumamos 5 puntos.
*Sashimi, carta verde, si conseguimos tres cartas de esta, sumamos 10 puntos.
*Gyoza, carta azul oscuro. Suma diferente dependiendo del número de cartas de la misma que tengamos: con 1 gyoza, 1 punto; con dos gyoza, 3 puntos; con 3 gyoza, 6 punto; con 4 gyoza, 10 puntos; con 5 gyoza o más, 15 puntos.
*Nigiri, carta amarilla. Dependiendo de qué se haya hecho el nigiri cuentan más o menos: si es de calamar, 3 puntos; si es de salmón, 2 puntos; si es de tortilla, 1 punto.
*Wasabi, también es amarilla la carta, pero en este caso se triplica el valor del siguiente nigiri que saquemos, sea de lo que sea (calamar, salmón o tortilla).
*Chopstincks, carta azul clarito. Esta carta nos sirve para usar en el turno siguiente, donde podremos quedarnos con 2 cartas en vez de solo una.
*Pudding, carta rosa. Estas cartas se van juntando durante las rondas, pero solo se puntúan al final de la partida (final de las tres rondas), donde puntuamos con 6 puntos a quien más pudin tenga y restamos -6 al que menos tenga. En ambos casos, si hay un empate, los puntos se dividen entre las personas empatadas (si hay dos persona empatadas, 3 puntos para cada persona; si hay tres personas empatadas, 2 puntos para cada persona…).  

Es un juego muy muy divertido y además muy fácil y no fomenta tanto la rivalidad como otros juegos, algo que para mí es muy importante.   Podéis adquirir el juego a través del siguiente enlace por menos de 15€, ¡seguro os va a encantar!  

https://www.amazon.es/dp/B00PY78UCO/ref=as_sl_pc_tf_til?tag=lapeceradelad-21&linkCode=w00&linkId=1ca58858a2c7162fde96668d3e8d1918&creativeASIN=B00PY78UCO

Un abrazo inmenso,  

Lucía Hdez Maíllo.
cálculo·Discalculia·necesidades educativas

Hagamos una fracción

¡A los buenos días, pececitos! ¿Cómo se presenta vuestro jueves? El nuestro fraccionado. Cuando veáis el material que vamos a trabajar, entenderéis porqué:        



¿Qué trabajamos con este material?

Hemos creado cuatro figuras: árbol, trébol, pizza y arcoíris.

A través de estas figuras vamos a trabajar las fracciones y el cálculo, aunque en el caso del arcoíris podemos trabajar también los colores y el orden “mayor a menor”.  

¿Cómo lo podemos trabajar?  

Es recomendable empezar por el árbol, puesto que nos hará empezar por fracciones pequeñas para comprender bien qué es una fracción. Después trabajamos el trébol; más tarde la pizza; y finalmente el arcoíris.  

Nosotros (profesionales o papis) ponemos la planilla del material (imagen gris) que corresponda, como por ejemplo el árbol, y decidimos si darle solo una parte del árbol (imagen de color) o darle las dos. Él deberá poner la parte en su lugar (ficha de color sobre ficha en gris) y buscar entre las fichas de fracciones cuál representa la fracción correspondiente a las partes de las que dispone.  

Lo importante es que los niños entiendan que, cuando hablamos de fracciones, hablamos del conjunto de partes (numerador) que crean un todo (denominador). Si yo tengo un árbol de dos partes, pero solo dispongo de una, mi conjunto de partes (numerador) será igual a 1 y mi todo (denominador) será igual a 2 partes que forman el árbol, por lo tanto, voy a tener 1/2.   

Al trabajar con materiales que representan cosas reales del día a día, son aún más capaces de visualizar los cálculos.

¿A quién va dirigido este material?

En especial a niños de primaria que se inician en el mundo de las fracciones y a niños con necesidades especiales en cálculo.    


¡Espero que este material que hoy os hemos dejado os sirva para trabajar con vuestros usuarios y nos contéis que tal ha ido!  

Un abrazo inmenso,  

Lucía Hdez Maíllo.