Entrevistas

Entrevista a la pedagoga Elena Blanco, de @psiqueymeraki

LUCÍA: ¡Hola pececitos! ¿Cómo estáis? Hoy nos acompaña una de las mejores compis que me han dado las redes, Elena, de @psiqueymeraki.

¡Hola, Elena! ¿Cómo estás? ¡Qué alegría tan bonita tenerte por aquí!

ELENA: ¡Hola Lucía! Estoy contentísima de estar aquí contigo compartiendo nuestras experiencias, y más en una semana tan importante para la Pedagogía como es esta.

LUCÍA: Bueno Elena, estamos a dos días del día dictaminado como el día del pedagogo, el 13 de mayo, y estamos por aquí para dar visibilidad a la pedagogía y a los pedagogos. Entonces, ¿Qué tal si nos cuentas quién eres, a qué te dedicas y qué te trajo hasta aquí?

ELENA: Pues yo soy Elena y nací, crecí y estudié en Salamanca, ¡como tú! Desde pequeña tuve muy claro que quería dedicarme a las personas y a la Educación, aunque la idea fue cambiando un poco según iba creciendo, pasando de profesora a psicóloga, volviendo a profesora… en Bachillerato decidí que quería estudiar Psicología para después especializarme en infancia y juventud, pero por cosas de la vida no entré y decidí empezar Pedagogía y ver qué tal. A las pocas semanas de empezar el curso ya me di cuenta de que me gustaba mucho ese camino y no me arrepiento de haberme quedado en él, aunque tuviese la oportunidad de cambiar. Después vine a Madrid a hacer un máster en la Complutense y ya me quedé. Encontré trabajo para un gabinete psicopedagógico y vi que, aunque nunca lo hubiera pensado, lo que más me gusta es esa parte de la Pedagogía.

LUCÍA: ¿Qué ha significado @psiqueymeraki en tu vida?

ELENA: Siempre digo que Psique&Meraki es como mi hijo, al que le di la vida y ahora veo cómo crece. Me ha ayudado mucho a conocerme a mí misma, a explorar mis límites, a aprender muchísimo de la Pedagogía y de mí como persona y como profesional y a encontrar mi verdadera vocación. Nació en el confinamiento como una vía de escape como otra cualquiera y ahora se ha convertido en parte de mi trabajo y por tanto de mi vida. Me hace muy feliz todo el proceso que hay detrás de la cuenta, de la web, etc. y haber conocido a tanta gente que comparte tanto conmigo.

LUCÍA: En alguna ocasión nos has explicado que “meraki” es hacer las cosas con alma y corazón, amar lo que hacemos, ¿no? Y aquí me surge uno de los grandes debates en lo profesional, ¿crees que la pedagogía debe de ser vocacional?

ELENA: Absolutamente sí. No concibo ninguna profesión que esté al servicio de las personas si no es con total vocación. Nuestra profesión es muy bonita cuando las cosas salen bien, pero hasta que eso pasa hay mucho trabajo detrás, y muy duro. Requiere de mucho esfuerzo como para no ser un apasionado. Estoy segura de que si a mi no me gustase tanto mi labor, hace mucho tiempo habría desistido, porque a veces ves situaciones y problemáticas muy complicadas, que inevitablemente te llevas a casa.

LUCÍA: Elena, sé que, entre otras cosas, tu trabajo se centra en las reeducaciones pedagógicas, ¿nos podrías explicar qué supone una reeducación pedagógica y en qué se diferencia de un apoyo escolar como tal? Creo que esto es importante para diferenciar nuestras funciones de las de otros profesionales.

ELENA: Las reeducaciones pedagógicas son procesos individualizados de intervención psicoeducativa, y estás destinadas a las personas que en cualquier momento de su desarrollo puedan presentar dificultades, especialmente en el ámbito educativo, derivadas de un trastorno, de una discapacidad, etc.

Lo que diferencia una reeducación pedagógica de un refuerzo escolar es que, en la primera, no trabajamos las asignaturas del colegio, ni los deberes ni los trabajos, sino que desarrollamos las habilidades más deficitarias que ayudarán a ese niño o niña a mejorar su rendimiento académico. Por ejemplo, no trabajamos los ejercicios de Lengua Castellana, sino que hacemos ejercicios de comprensión lectora.

LUCÍA: ¿Cómo sueles iniciar una intervención para “romper el hielo” con los niños y crear vínculo?

ELENA: La primera sesión es de mis favoritas, aunque también de las más complicadas. Depende un poco de la problemática del niño, de su edad, etc. pero siempre suelo empezar con un juego para conocernos haciéndonos preguntas el uno al otro. Creo que así se crea un clima muy bonito en el que los dos sabemos qué cosas nos gustan, qué hacemos en nuestro tiempo libre o qué serie nos gusta más. Luego siempre llevo un juego, porque creo que la primera toma de contacto tiene que ser muy ligera y muy divertida, así el próximo día querrá venir con ganas. Con los niños con dificultades en lectoescritura, por ejemplo, hago alguna actividad que requiera leer o escribir, para poder ver de primera mano y rápidamente un poco en qué nivel nos encontramos.

LUCÍA: Sé, como compi y seguidora muy fan tuya, que realizas reeducaciones con peques que presentan TDAH. ¿Qué trabajas principalmente con estos niños?

ELENA: Con el TDAH hay que trabajar varias cosas. Por un lado, tenemos que trabajar mucho las funciones ejecutivas en general y la planificación en particular: organización del espacio, de las ideas, orden de realización de las tareas, etc. Invierto mucho tiempo en eso porque es algo que es relativamente fácil de generalizar y que les va a ayudar en muchos ámbitos de la vida. También, por supuesto, hay que trabajar mucho la atención, en todas sus variantes, ya que para los niños y niñas con TDAH este es un aspecto muy deficitario.

A veces se nos olvida el plano emocional, pero es realmente importante, ya que son niños a los que las relaciones sociales les cuestan, muchos tienen una autoestima baja, son impulsivos, etc.

Y por último, pero no por ello menos importante, trabajo mucho la psicoeducación de las familias: comprender qué es el TDAH, por qué su hijo o hija se comporta de determinada manera y tener estrategias para manejar ciertos aspectos más complicados en casa.

LUCÍA: ¿Qué nos aconsejas utilizar para el trabajo de las habilidades sociales con los niños que presentan TDAH? teniendo siempre en cuenta todos los lectores que debemos atender a las características de cada niño en particular, por su puesto.

ELENA: Exacto, lo más importante es comprender al niño o niña y el por qué de determinados comportamientos. Considero que es muy importante la comprensión emocional propia para luego trabajar la empatía. Suelo trabajar con situaciones reales, ya sean vídeos, fotos o muñecos, dependiendo de la edad, en las que el niño o niña tiene que ponerse en el lugar de otra persona para trabajar además la asertividad, habilidades comunicativas, etc. No olvidemos que los niños con TDAH suelen ser bastante impulsivos, que en el plano social se traducen en decir lo primero que se les viene a la cabeza sin pensar en lo que la otra persona pueda sentir, por lo que es algo que hay que trabajar mucho. 

LUCÍA: ¿Cómo organizas esas sesiones de trabajo de las habilidades sociales?

ELENA: No suelo dedicar sesiones completas a trabajar las habilidades sociales, sino que las vamos trabajando poco a poco junto con el resto de las habilidades que te he comentado antes. A mí me gusta mucho hablar con mis niños y niñas, especialmente cuando ya son mayores. ¡Tienen una visión del mundo que me encanta ver! Así que lo que suelo hacer es hablar mucho con ellos y utilizar algunos recursos como los que te he dicho antes: vídeos, muñecos cuando son más pequeños…

LUCÍA: Creo que los lectores pueden haber sacado muy buenas conclusiones de lo que hoy nos has aportado, ¡Gracias Elena! Si te parece, ¿Finalizamos con el “pececuestionario”?

  • Un cuento sobre TDAH que nos ayude a explicárselo a los más peques: me gusta mucho “Trasto, un campeón en la familia” o “Luna la tortuga”, los dos están en YouTube y son muy accesibles.
  • Una película sobre TDAH que debamos ver: Estrellas en la Tierra (en YouTube). Te añado este vídeo porque a mí me encanta, lo utilizo muchísimo con niños un poco mayores y los profes también pueden usarlo en clase para explicar si un compi tiene TDAH: https://www.youtube.com/watch?v=Hf3UDfp-qUs&ab_channel=tdahytu
  • Un blog o perfil de IG sobre TDAH que tengamos que empezar a seguir: me encanta Rafa Guerrero porque explica muy gráficamente y muy bien qué es el TDAH y cómo funciona el cerebro de un niño con el trastorno.

LUCÍA: Elena, infinitas gracias por haberte sentado hoy y haber querido visibilizar nuestra gran profesión y tu gran labor. ¡Sabes que te aprecio mucho y deseando estoy de verte en nuestra tierra!

Y a vosotros, pececitos, un achuchón de los buenos.

Lucía Hdez Maíllo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s