Entrevistas

Entrevistamos a Estefanía, de @profesoresdeele

¡Bienvenida a la sección de entrevistas, Estefanía! Hoy estoy hasta nerviosa porque vamos a tratar un tema que sé que a muchos de nuestros lectores les va a encantar. Cuando se junta la docencia y los temas de necesidades… ¡siempre sale algo bueno!

LUCÍA: Estefanía, de @profesoresdeele, está hoy aquí para hablarnos de la labor que desempeñan los profesores de ELE. Pero, si no te importa, Estefanía, ¿podrías primero contarnos quién eres y cómo has llegado a impartir clases de ELE?

ESTEFANÍA: Lo primero de todo, dar las gracias a @lapeceradeladiversidad por contar conmigo para esta entrevista, es un verdadero placer.

Mi historia comienza en 2012, cuando decidí estudiar el Grado en Estudios árabes e islámicos en la Universidad de Salamanca (USAL), lo que viene a ser la antigua Licenciatura de Filología árabe. Siempre me he considerado amante de las culturas ajenas a la mía, y pensé que era una gran oportunidad para conocer de lleno la cultura arabo-islámica. Recuerdo que durante esos cuatro maravilloso años cursé un par de asignaturas optativas sobre la enseñanza del español a extranjeros y fue todo un descubrimiento.

Tras finalizar mis estudios, decidí realizar el curso de Formación de Profesores de Español en el Colegio de español, Tía Tula, (Salamanca), avalado por el Instituto Cervantes. Debido a mi formación, me dieron la oportunidad de realizar las prácticas en un proyecto de voluntariado para la alfabetización de refugiados sirios e iraquíes en la misma Salamanca, un proyecto que la antigua jefa de estudios, la conocida Monserrat Villar González, había creado. Fue sin duda una de las mejores experiencias de mi vida y me brindó la oportunidad de el poder unir lo que era realmente mi pasión “el mundo arabo-islámico” con la cultura y lengua que me vio nacer “la española”.

Esa experiencia me marcó tanto que procedí a realizar un taller, pero en esta ocasión, en la Casa árabe de Madrid, con el nombre de “Cómo enseñar español a refugiados sirios y palestinos”, impartido por Nadia Jallad y Victoria Khraiche. Tras finalizar este taller, tuve muy claro lo que realmente era mi vocación. Hablé con Victoria Khraiche sobre la posibilidad de especializarme en este ámbito, y me recomendó realizar el Máster oficial en Didáctica del Español como Lengua Extranjera en la Universidad Nebrija (Madrid), y así fue. Como he comentado antes, cada vez que se me ha presentado la oportunidad, he intentado unir la cultura árabe con la cultura española, y esa oportunidad se me volvió a dar de nuevo a la hora de tener que elegir mis prácticas del Máster: Viví durante dos meses en Tetuán (Marruecos), mientras realizaba las prácticas de profesorado en el Instituto Cervantes de dicha ciudad.

Estas experiencias al final no han hecho otra cosa que reafirmar que estaba tomando el camino correcto. Una vez finalicé mis estudios, el Colegio de español, Tía Tula, me dio de nuevo la oportunidad de trabajar con ellos, pero en esta ocasión, como profesora titular. Actualmente, continúo trabajando con ellos, y espero que durante mucho tiempo más […jaja] pues tengo unos compañeros maravillosos y aprendo mucho de ellos diariamente.

LUCÍA: Para quienes no conocían el trabajo que desempeñáis los profesores de ELE, cuéntanos, ¿qué es ser profesor de ELE? ¿Cuáles son vuestras funciones y objetivos?

ESTEFANÍA: Ser profesor de E/LE es vivir la docencia de español para extranjeros como una oportunidad de difundir y dar a conocer nuestra extraordinaria lengua y cultura al mundo.

Ante todo, nuestras funciones y objetivos giran en torno a las necesidades del alumnado, es decir, adaptarse a sus propias metas. No consiste en abrir un libro y terminarlo, consiste en que el alumno sea consciente de que lo que va aprendiendo, le es válido, y que va avanzando en sus conocimientos.

Nosotros, en Tía Tula, no consideramos a los alumnos como un grupo, sino como usuarios independientes, aunque las clases se den de forma grupal. Como he dicho antes, atendemos a las necesidades del alumnado de forma individual, pues cada persona es un mundo, tiene diferentes objetivos, dificultades, intereses, etc.

Actualmente los profesores impartimos clases de conversación, individuales, grupales (que van desde los niveles A1-C2, según el MCER), preparación del DELE y SIELE, además de cursos para profesorado, no obstante, si los alumnos necesitan otro tipo de clase más exclusivas siempre intentamos adaptarnos creando nuevos cursos.

LUCÍA: Seguro que algunos de nuestros lectores se están haciendo la siguiente pregunta ¿Qué debemos estudiar si queremos ser profesores de ELE?

ESTEFANÍA: Lo primero de todo aconsejaría a aquellos que quieren probar suerte en este ámbito realizar algún curso o taller previo como, por ejemplo, el que realicé yo en el Colegio de español, Tía Tula, para saber si de verdad tenemos vocación.

En varias ocasiones han asistido a mis clases profesores en prácticas para observarlas y aunque son pocos, algunos se dan cuenta que realmente no es lo suyo. Antes de comenzar un máster especializado, ya que supone una gran inversión y un gran esfuerzo, optaría por lo que os acabo de comentar, ir tanteando y si en verdad, como me pasó a mí, sientes que es lo tuyo, te animaría a buscar un buen máster de E/LE. Algo importante que debo añadir es que busquemos un máster siempre oficial y presencial, aunque actualmente la situación quizás no nos permita la oportunidad.

Por otro lado, algunos másteres presentan dos opciones: estudiar la didáctica o la lingüística. Básicamente depende de nuestros objetivos. Si te interesa más conocer cómo impartir clases de E/LE, los recursos necesarios y la creación de materiales, sin duda elige un máster de didáctica; si por el contrario tu intención es realizar un doctorado para investigar en este ámbito, elige la lingüística. Yo opté por la primera opción y no me arrepiento. La Universidad Nebrija cuenta con los mejores docentes de cada ámbito y todos trabajan simultáneamente en prestigiosas universidades públicas de Madrid.

Una vez terminado el máster, aconsejaría realizar cursos que nos faciliten la reinserción laboral, como son los de Examinador del Dele o los de Formación de tutores de prácticas docentes.

Me gustaría aprovechar la ocasión, si me lo permites, para hablar de un tema que realmente me disgusta: El requisito de poseer el Máster de Profesorado, antiguo CAP, para opositar y dar clases de español como lengua extranjera en la Escuela Oficial de Idiomas.

En el caso de querer enseñar lengua española en Secundaria lo veo razonable, sin embargo, no siento lo mismo en cuanto a la Escuela Oficial de Idiomas.

No es lo mismo dar clases de lengua castellana a españoles, que dar clases de español como lengua extranjera. La formación que nosotros obtenemos en un Máster especializado en E/LE es mucho más completa que la que se pueda obtener en un Máster de Profesorado y sin duda, salimos mucho más preparados para ese tipo de enseñanza. El que yo, después de toda mi formación, no tenga derecho a presentarme a unas oposiciones para ser profesora de E/LE en la Escuela Oficial de idiomas me parece indignante. Espero que con los años se nos dé el lugar que realmente merecemos.

Totalmente de acuerdo con lo señalado, Estefanía, puesto que los pedagogos nos sentimos igual en muchos de los ámbitos. Por ejemplo, nosotros, entre otras cosas, estamos preparados para ser formadores de formadores y, aun así, debemos sacarnos titulaciones extras, entre ellas el Máster de Secundaria, por ejemplo, donde se imparten las mismas asignaturas que en nuestro Grado. Hay tantas personas en nuestra misma situación… ¡ojalá consigamos que vean que esto es totalmente incoherente!

LUCÍA: Por lo que puedo suponer, en el aula tendrás personas de diferentes procedencias y con diversas necesidades en el ámbito del aprendizaje ¿Cuáles son algunos de los problemas o necesidades qué sueles encontrar en aula a la hora de enseñarles?

ESTEFANÍA: Quizás, lo que hace bonito a este trabajo es precisamente esa diversidad cultural. Una de las cosas que más me gusta es que ellos compartan y comparen su cultura con la nuestra; no solo ellos aprenden, sino que, seguramente, aprenda yo mucho más que ellos.

En cuanto a las dificultades, es lógico que aquellas personas que tienen una lengua materna muy diferente a la nuestra tengan más dificultades. Por ejemplo, el chino es un idioma muy diferente al español: Los caracteres, la pronunciación, etc. Normalmente estos alumnos necesitan más tiempo que los demás para conseguir una buena pronunciación, además, solemos contar con otro problema, y es el de que arrastran un método tradicional (gramática-traducción). En china los docentes suelen ser muy estrictos, distantes y sus clases se basan en largas explicaciones gramaticales, el problema es que después tienen problemas para la comprensión y expresión oral. Muchas veces se sorprenden con la cercanía de los profesores españoles, su energía, expresividad, su insistencia por las clases muy comunicativas… Hay que lidiar con su timidez. Debemos hacerles entender que saber gramática no es saber español, es una parte más en su proceso de aprendizaje, pero hay que saber usarla en un contexto.

También me gustaría añadir que, aquellos alumnos que tienen como lengua materna el inglés, suelen cometer el error de usarlo continuamente en las clases, porque presuponen que el inglés es el idioma más importante y todos lo conocemos, algo que suele perjudicarles.

En nuestras clases se habla español el 100%, desde el minuto uno incluso en los niveles más bajos. No podemos acostumbrarles, ellos tienen que sentir la necesidad de que deben expresare en español para poder entenderles, es la única manera de que avancen. Si recurrimos siempre al inglés nunca aprenderán.

Otro de los problemas con los que nos encontramos es que muchos alumnos tienen la necesidad de superar un nivel rápidamente, pensando que, si pasan, por ejemplo, de un B1 a un B2, por el simple hecho de decir que tienen un B2 van a saber desenvolverse mejor, y no es cierto. Es preferible que los alumnos se tomen su tiempo, y si es necesario, en alguna ocasión, que repitan el nivel; en ningún caso se debe considerar un fracaso. Es mejor asentar unas bases que pasar de un nivel a otro y sentirse perdido.

LUCÍA: Por curiosidad, ¿alguna vez habéis contado en vuestra aula con algún alumno que presentase discapacidad? Cuéntanos un poco la experiencia si es así.

ESTEFANÍA: Por supuesto, en varias ocasiones. Recuerdo, por ejemplo, que tuve a dos chicas con discapacidad auditiva y no es ningún problema. Los alumnos siempre son lo primero y tienes que adaptarte a ellos, ser paciente, ofrecerles seguridad, hacerles saber que siempre vas a estar ahí para lo que necesiten y, sobre todo, no hacerles sentir diferente a los demás, porque no lo son. Puede que tengan algunas dificultades extra, pero son igualmente capaces. Los alumnos, además, suelen ser muy comprensivos con personas que tienen este tipo de dificultades.

LUCÍA: ¿Nos podrías hablar un poco sobre alguna técnica para la enseñanza de una nueva lengua?

ESTEFANÍA: Como considero que es vocación, diría y suena tópico, ser tú mismo. Los alumnos adoran la naturalidad, no quieren un profesor robot, que vengan a clase a dar una lección y ya. Quieren cercanía, sentir que pueden contar contigo.

Una de las cosas que me encanta hacer es compartir mis experiencias con ellos; al final son muchas horas y acaban siendo tus amigos. Para darles la seguridad de que compartan su vida contigo, primero, tendré que compartir yo mi vida con ellos, así funcionan las clases. Y siempre, siempre, un método basado en la comunicación. Antes he puesto el ejemplo de los sinohablantes, tenemos que cambiar esos hábitos. Hay que intentar una enseñanza que integre todas las destrezas.

LUCÍA: En base a tu experiencia, y teniendo en cuenta lo que apuntábamos más arriba sobre las diferentes procedencias, ¿Cuáles son los principales miedos que has detectado en los alumnos con los que trabajas?

ESTEFANÍA: Quizás, un poco el miedo al “error”. En muchas culturas, e incluyo la nuestra, queremos hablar o escribir sin errores desde el principio. Este “miedo” hace que los alumnos se sientan inseguros y prefieran callarse antes que equivocarse, les da vergüenza que esto ocurra. Como profes hay que transmitirles que los errores son necesarios para mejorar, y que no son algo que castigar, sino una herramienta de aprendizaje.

LUCÍA: Creo que, Estefanía, hoy hemos conocido una parte de la docencia que muchos de nosotros no controlábamos y que creo que tiene muchísima importancia en la convivencia y la igualdad.

Ahora, si no te importa, ya solo nos queda el remate final con el “pececuestionario” ¿te ves preparada? ¡Vamos allá!:

  • Libro de tu ámbito que no puede faltar en nuestra biblioteca: Gramática de uso del español (SM).
  • Película que recomendaríais de tu ámbito: Más que películas diría cortometrajes. Suelo utilizar muchos en mis clases de conversación y funcionan realmente bien. Uno que causó furor entre mis alumnos fue “El examinador”, enganchó mucho a los alumnos y estaban deseando ver el final.
  • Perfil de redes que recomiendas 100%: Por supuesto @profesoresdeele, cuenta que actualmente administro. Podéis encontrarnos en IG, Facebook e Instagram. Toda la información que ofrecemos está relacionada con la enseñanza de español: cursos, ofertas de trabajo, noticias, infografías y no pueden faltar nuestros “viernes de humor”.
  • Material manipulativo que nos recomiendes para el aula: Uff, esto es realmente complicado… Pero si tengo que elegir algún manual me decanto por “Método de español” (Anaya) y “Experiencias” (Edelsa), porque dan mucho juego a la hora de conversar en las clases.
  • Un referente: Pues todos mis compañeros de trabajo son mi referente diario y en especial, mi actual jefa de estudios, Laura Hernández Ramos, una crack.
  • Revista educativa que recomendarías: Marco ELE y Ruta ELE
  • Blog que nos aconsejas: El nuestro profesoresdeele.org. Realizamos publicaciones todas las semanas y podéis encontrar actividades muy chulas que hemos realizado los profesores de Tía Tula.

Parece que hemos llegado al final de la entrevista, Estefanía, y la verdad es que ha sido un gran placer tenerte en La pecera aportando tus experiencias y abriendo nuevos ámbitos en los que también se lucha por la igualdad desde la educación. ¡Muchísimas gracias por tu gran labor y por acompañarnos hoy!

Espero que pronto podamos volver a vernos,

¡Un enorme abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s